Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

^

BitTorrent, la lluvia de datos

Lo que empezó como un sistema barato para distribuir archivos de Linux ha terminado copando el 30% del tráfico de Internet

La misma existencia de Internet se basa en enviar datos de un lado a otro. Por mucho que aumente, los usuarios siempre se quejan de la falta de ancho de banda. Una solución es hacer más eficaz la transmisión, y a eso estaba destinado el protocolo BitTorrent.

Intercambiar fragmentos

En 2002 Bram Cohen creó BitTorrent, una forma barata y eficaz de distribuir archivos grandes a muchos usuarios a la vez

Bram Cohen, un programador de software libre, encontró la solución a un problema. Las distintas distribuciones de Linux son gratuitas, pero el sistema completo ocupa varios Gigabytes. Eso es mucho volumen de datos para descargarlo de una página web.

Cuando salía una nueva distribución de Linux, los servidores web donde se encontraban las copias se saturaban debido a la gran cantidad de peticiones de descarga, y el coste de mantenimiento del servidor aumentaba. A su vez los usuarios, que acudían en masa a por la nueva versión, sufrían una descarga muy lenta.

En 2002 Cohen desarrolló BitTorrent, una forma barata y eficaz de distribuir archivos grandes a muchos usuarios a la vez.

Como es lógico, la aplicación final ha sido muy diferente. Los programas P2P como Napster y Kazaa soportan bien las descargas de archivos pequeños, como las canciones en MP3. Sin embargo, un sistema como BitTorrent es ideal para la transmisión de archivos grandes, como vídeos de películas y series de televisión.

Una película puede tardar días en descargarse si se utiliza eMule. Con BitTorrent, es cuestión de horas.

¿Cómo funciona?

BitTorrent es un protocolo de transmisión de archivos entre iguales, es decir, de usuario a usuario, o P2P. No obstante, existe un servidor, llamado 'tracker' (rastreador) encargado de poner en contacto a los usuarios entre sí, aunque desde el servidor no se sabe qué archivos se están intercambiando.

Para comprender el mecanismo se puede pensar en varias personas sentadas alrededor de una mesa. Cada una tiene versos sueltos de un soneto. Por ejemplo, la persona de la derecha tiene el primer cuarteto y las líneas 11 y 14. La persona de la izquierda tiene las líneas 2, 6, 7 y 12.

El servidor se encarga de coordinar que los usuarios reciban los fragmentos necesarios lo más rápidamente posible

La idea es que todos acaben con los 14 versos del soneto. Todos pueden hablar entre sí para dictarse los versos que les faltan.

Una sola persona de la mesa, llamada 'semilla' tiene el poema completo. Pero muchos encontrarán más cómodo pedir versos al compañero más cercano, y recurrir a la 'semilla' cuando sólo le falten unos pocos para terminar.

Así funciona BitTorrent: todos envían, todos reciben. El usuario que tiene un archivo completo se llama, en efecto, 'seed' (semilla). Quienes descargan se llaman 'leechers' o sanguijuelas. El servidor se encarga de coordinar que los usuarios reciban los fragmentos necesarios lo más rápidamente posible.

Con BitTorrent es posible transmitir archivos muy grandes a muchas personas sin que se sobrecargue un servidor, ni las conexiones de los usuarios cliente. Eso es una innovación crucial.

¿Es legal el intercambio de archivos P2P?

Según la legislación actual, en España se castiga a quien "con ánimo de lucro y en perjuicio de un tercero" reproduzca o distribuya una obra protegida sin la autorización del titular de los derechos. Este punto es el que se encuentra en el centro del debate.

Las entidades que se dedican a recaudar compensaciones por copia privada, como la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) o AFYVE (Asociación Fonográfica y Videográfica Española), insisten en que la ventaja que obtiene el internauta al descargar sin pagar es equivalente al ánimo de lucro, y el dinero que dejan de cobrar los autores por una copia no vendida, a su perjuicio.

Por su lado, diversas organizaciones internacionales, abogados, y defensores de los derechos de los consumidores sostienen que no hay tal lucro, puesto que el dinero que dejan de ingresar las compañías no está enriqueciendo a los internautas, que no venden las copias obtenidas.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en