Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Oficinas financieras virtuales

Los bancos y cajas de ahorro han incrementado las posibilidades de los servicios que ofrecen a través de Internet, aunque estos no siempre son gratuitos

Ya no es estrictamente necesario acudir a las oficinas del banco para realizar trámites como la consulta de saldos de cuentas, transferencias, domiciliación de recibos y otras operaciones frecuentes. Un ordenador o cualquier tipo de dispositivo con acceso a Internet es el único requisito para operar con numerosas entidades financieras en la actualidad. Además, existen también otras formas de acceder a algunos servicios de banca online por medio de la TDT, teléfonos móviles sin acceso a Internet y por teléfono.

La seguridad, un requisito indispensable

Con la banca online hay que adoptar medidas para evitar que otras personas puedan acceder a los datos del usuario, y en último caso a sus cuentas

Antes de abordar las opciones disponibles mediante la banca online conviene tener en cuenta que existen algunos riesgos. De igual forma que a la hora de utilizar un cajero automático o pagar en un restaurante con la tarjeta de crédito hay que tomar algunas precauciones, con la banca online hay que adoptar medidas para evitar que otras personas puedan acceder a los datos del usuario, y en último caso a sus cuentas.

Estas mismas medidas hay que exigírselas a las entidades financieras con las que se trabaje, y aunque la mayoría de ellas deben cumplirlas sobradamente, es conveniente que el usuario comunique cualquier irregularidad o problema que observe en su página personal del banco o caja con la que tenga la cuenta.

La identificación ante las entidades financieras es la parte más sensible y por tanto la que mejor hay que preservar a resguardo. Es importante siempre comprobar que el usuario se está identificando realmente ante su banco y no ante una página simulada montada por una organización delictiva, como desgraciadamente sucede con demasiada frecuencia.

Es importante siempre comprobar que el usuario se está identificando realmente ante su banco y no ante una página simulada

En primer lugar, el acceso a la página web del banco o caja debe realizarse desde el navegador, tecleando la dirección en la barra de navegación, comprobando que está correctamente escrita y coincide con la que indica el navegador en otra parte de la ventana.

Además, debe aparecer un símbolo con un candado cerrado, que certifica que la transmisión de los datos se encuentra protegida ante curiosos y criminales. En algunos navegadores como Firefox, el fondo de la barra de direcciones adopta un color distinto al habitual para informar al usuario de que se encuentra realmente en la dirección deseada.

Bajo ningún concepto el usuario deberá acceder a su página de servicios bancarios online desde una dirección enviada por correo electrónico

Uno de los trucos más habituales utilizado por los delincuentes online es la suplantación de la web del banco, por lo que conviene comprobar este dato antes de introducir las claves y evitar caer así en un caso de Phishing. En ningún caso y bajo ningún concepto el usuario deberá acceder a su página de servicios bancarios online desde una dirección enviada en un correo electrónico. Los bancos no mandan correos de este tipo, sólo los delincuentes.

El usuario suele disponer de unos datos de acceso limitado a la banca online, normalmente un identificador y una contraseña. El identificador puede ser un número proporcionado por el banco, el número del DNI, ambos, o una combinación elegida por el propio usuario. La contraseña la fija el usuario físicamente en una sucursal de su entidad bancaria.

La firma electrónica

Para acceder a las operaciones que suponen movimientos de dinero es necesaria una segunda identificación, denominada habitualmente 'firma', o 'firma electrónica'

Con esos datos se accede al listado de productos en algunas entidades, pero normalmente para acceder a las operaciones que suponen movimientos de dinero es necesaria una segunda identificación, denominada habitualmente 'firma', o 'firma electrónica', y que puede ser una combinación de letras y números, o estar formada por el resultado de unas coordenadas que se encuentran en una tarjeta que se le entrega al usuario previamente en mano y en una sucursal de su entidad bancaria.

Aunque tenga el mismo nombre, no se debe confundir con la firma electrónica administrativa, que avalada por una entidad certificadora permite identificarse ante organismos oficiales y otras gestiones online como la Declaración de la Renta. La popularización de esta última firma electrónica podría facilitar en muchos casos el proceso de identificación de forma segura ante las entidades financieras. Algunos bancos como ING Direct ya la aceptan.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en