Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Abril: El nabo

Una hortaliza de escaso valor calórico y bajo consumo en nuestro país

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 1 abril de 2005
El nabo es una hortaliza de raíz, que pertenece a la misma familia que las coles, las crucíferas. La importancia de dicha familia de verduras reside en que contienen unos compuestos de azufre, considerados como potentes antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades.

¿Que aspecto tiene?

Su carne, de color blanco, está cubierta por una piel fina de color amarillo o blanco que, en ocasiones, puede llegar a presentar una coloración verde o púrpura en el extremo superior. Puede presentar forma redondeada, aplanada o cilíndrica.

Cuando comprarlo

Debido a las variedades existentes hoy día de nabos, se pueden comprar en cualquier época del año, si bien cobran mayor presencia en nuestros mercados durantes los meses de otoño.

Una hortaliza baja en calorías

Se trata de una hortaliza de escaso aporte calórico, ya que posee abundante cantidad de agua y un bajo contenido de hidratos de carbono. Es buena fuente de fibra que mejora el tránsito intestinal y que nos protege contra determinadas enfermedades. Respecto al contenido vitamínico, aporta una apreciable cantidad de vitamina C y de folatos, mientras que contiene cantidades discretas de vitaminas del grupo B (B6, B3, B1 y B2). Además carece de provitamina A y de vitamina E, abundantes en otras verduras y hortalizas. En cuanto a su composición en minerales, el más abundante es el potasio, seguido del calcio, el fósforo y el yodo.

¿Cómo cocinarlo?

Algunas variedades del nabo pueden consumirse crudas resultando muy sabrosas, sin embargo lo más frecuente es cocinarlos para acompañar generalmente a platos de arroz y legumbres. Antes de ser consumidos, los nabos se lavan y se cepillan para eliminar posibles restos de suciedad. Si son pequeños, frescos y no presentan la piel dura, no es necesario pelarlos.
El empleo de los nabos en diferentes guisos, hace que estos platos tengan un sabor más suave.
Además una vez cocido, forma parte del popular cocido madrileño junto a la patata y la zanahoria.
Sus hojas, "conocidas como grelos", también pueden consumirse cocinándose de modo similar a las espinacas o como ingrediente en crudo en diversas ensaladas.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones