Caldos deshidratados para la preparación de sopas, potajes, guisos…

Aportan sabor y cantidades siginificativas de sal y otras sustancias desaconsejadas en ciertas enfermedades
Por EROSKI Consumer 27 de marzo de 2003

Los caldos deshidratados son productos constituidos por verduras o mezclas de carne y sus extractos, grasas, sal comestible, condimentos, especias y potenciadores del sabor. Pueden contener verduras deshidratadas, sustancias proteicas, extractos de levadura y aditivos autorizados.

Valor energético y composición nutritiva promedio por 100 g (sin reconstituir con agua):

* Extractos de carne: 198 Kcal; 13 g de proteínas; 10,55 g de grasas; 13, 41 g de hidratos de carbono; 494, 20 mg de sodio y alto contenido de fósforo. * Extractos de pollo: 184 Kcal; 13 g de proteínas; 8,97 g de grasas; 14,18 g de hidratos de carbono; 343, 20 mg de sodio y alto contenido de fósforo. * Extractos de verduras: 101 Kcal; 11 g de proteínas; 2,43 g de grasas; 9,14 g de hidratos de carbono; 278, 30 mg de sodio y alto contenido de fósforo.

En relación con la salud…

En una persona sana, su utilización no crea ningún inconveniente para la salud. Sin embargo, dado su elevado contenido de sal, quienes padecen de alteraciones cardiovasculares, hipertensión y retención de líquidos, deberán tenerlo en cuenta, ya que generalmente necesitan de una dieta pobre en sodio.

Así mismo, los extractos de carne o pescado son muy ricos en purinas, sustancias que el organismo transforma en ácido úrico, por lo deberán limitar o evitar su consumo quienes padecen ácido úrico elevado o gota. P. ej. extracto de carne de vacuno contiene 3500 mg de purinas por 100 gramos.

Enlaces de interés:

revista.consumer.es:Alimentos saludables para el corazón.