Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Cuidar la hidratación durante la natación

El deportista que practica natación necesita compensar las pérdidas de azúcar y electrolitos que tienen lugar durante las sesiones de entrenamiento.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 25 marzo de 2004
Si las sesiones de entrenamiento de natación son duraderas, conviene informarle al deportista de la necesidad orgánica de suplir la pérdida de azúcares, electrolitos y agua, con el fin de evitar la deshidratación y la fatiga, que puede afectar de forma negativa a su rendimiento físico. Ocurre que si las series de entrenamiento son intensas, el glucógeno muscular (almacén de energía rápida) no basta para suministrar la energía consumida, y el aporte energético se completa con los hidratos de carbono sanguíneos. Dado que la glucosa sanguínea sirve de sustrato también al cerebro, a los glóbulos rojos y el resto de tejidos corporales, en poco tiempo comienza a disminuir la glucemia -nivel de azúcar en sangre-, y en consecuencia se puede provocar la temida fatiga, lo que afecta indiscutiblemente al rendimiento físico y al bienestar personal.


¿Es necesaria la hidratación?
Al estar en contacto directo con el agua, muchos nadadores no tienen la sensación de sudar, tampoco sienten sed, de ahí que no vean clara la necesidad de hidratarse durante el entrenamiento, a diferencia de otros deportes. Por curioso que pueda parecer, la natación genera pérdidas de agua a tener en cuenta, sobre todo cuando la temperatura del agua ronda los 24ºC o es superior. Está comprobado que un nadador puede perder en dos horas, en el curso de una sesión de entrenamiento mantenida, más de medio litro de agua por el sudor, a través del cuero cabelludo.

Por tanto, al igual que en el resto de deportes, el nadador se ha de hidratar y nutrir. En este sentido, las bebidas energéticas se convierten en la manera más cómoda de hacerlo, pues incorporan agua, azúcares y electrolitos, sustratos que se disipan en el sudor. Se puede recurrir a las bebidas energéticas comerciales o elaborar el preparado en casa. Para ello se necesitan los siguientes ingredientes por cada litro de agua: el zumo de 4 naranjas y dos limones, dos cucharas soperas de azúcar, una cucharita de sal y una pizca de bicarbonato.
En cualquier caso, el deportista llevará consigo su botella y la colocará cerca de la piscina para beber en cada pausa.

Etiquetas:

natación

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones