El sabor de Cabo Verde

Las diez islas y los ochos islotes con los que cuenta este archipiélago, poseen platos con una importante influencia portuguesa, pero sin olvidar sus raíces africanas
Por maitezudaire 4 de enero de 2006

Tanto las islas de Barlovento, en el norte del archipiélago, como las de Sotavento, en el sur, pueden presumir no sólo de playas paradisíacas y volcanes espectaculares, sino también de una interesante tradición gastronómica que el visitante disfrutará en cada plato.

Sus especialidades

El plato principal en Cabo Verde es la «cachupa». Esta tradicional receta se prepara con carne de cerdo asada que se acompaña de maíz, frijoles y patata. El «pastel com diablo dentro» es uno de los platos que más llaman la atención en cualquier menú de las islas. Su original nombre esconde una masa de patata cocida rellena de atún, tomate y cebolla, que los que han tenido la suerte de probar, describen como todo un manjar.

Las aguas que bañan las islas aportan a la gastronomía caboverdiana marisco y pescado fresco de gran calidad. El sabor de estos productos los ha convertido en los principales ingredientes de uno de los platos más populares, la sopa de pescado o «caldo de peixe».

La fruta, un postre perfecto

Las islas de Cabo Verde poseen una gran variedad de frutas, por lo que es fácil que el visitante no haya probado un buen número de ellas. Por este motivo, merece la pena atreverse con nombres como las «azedinhas» (naranjas dulces) o los marmelos (membrillos). Si bien el sabor de otras frutas más conocidas como el plátano o el mango, dejarán al comensal igualmente satisfecho.

Para beber

La cerveza es una de las bebidas que más se consume, sobretodo en los meses más calurosos como agosto, septiembre y octubre. Los zumos tropicales son otra opción igualmente refrescante, de intenso sabor y sin alcohol. Sin embargo, las bebidas que destacan en Cabo Verde son los licores. Tanto de naranja, como de menta o canela, son un buen modo de finalizar una comida o cena junto con una buena taza de café caboverdiano.

Disfrute del viaje y «apetite bom»!