Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El Teléfono de la Alimentación Mediterránea promociona una dieta saludable en toda España

La Junta de Andalucía, impulsora de la iniciativa, recuerda que en una alimentación sana debe haber variedad, equilibrio y moderación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 10 diciembre de 2008
El Teléfono de la Alimentación Mediterránea, puesto en marcha por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, a través del Instituto Europeo de la Alimentación Mediterránea (IEAMED), se ha convertido en una herramienta fundamental para la difusión de una dieta saludable en toda España, según el Gobierno andaluz, que destaca además que este teléfono sirve para la promoción de los productos andaluces.

El perfil del usuario del número 902 996 423 es una mujer (80%) con una edad comprendida entre los 25 y los 45 años (38%). Además, el 45% de las personas que recurren a este teléfono para aclarar sus dudas sobre los aspectos generales que definen a la alimentación mediterránea, el grado de importancia de determinados productos para la prevención de patologías cardiovasculares o para solicitar consejos dietéticos, son consumidores en general. Los sectores educativo y sanitario, así como los profesionales de la comunicación, completan el listado de consultas, según los datos del Ejecutivo autonómico.

La iniciativa, abierta al público de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 18:00 horas, nació a principios del presente año con el objetivo de fomentar hábitos de vida saludable en la mesa.

Claves para una alimentación saludable

Desde la Junta de Andalucía recuerdan que una alimentación saludable es aquella que cumple tres requisitos básicos: variedad, equilibrio y moderación. Ha de aportar todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona requiere para mantenerse sana.

En toda mesa deben predominar los productos de los cultivos tradicionales de la franja del Mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid, sin descuidar la presencia de hortalizas, cereales, legumbres, frutas y pescado. De esta forma se consigue una dieta baja en grasas saturadas, alta en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva), equilibrada en ácidos grasos poliinsaturados (Omega 6 y Omega 3), rica en antioxidantes (frutas, frutos secos, verduras y legumbres) y abundante en fibra (frutas, verduras, legumbres y cereales).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones