Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

España contará con un banco de azafrán que reunirá todas las variedades genéticas de este cultivo

El objetivo es preservar e incrementar la calidad de esta especia tan apreciada y solicitada

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 19 septiembre de 2006
El azafrán es una de las especias más apreciadas y buscadas a lo largo de la historia. Castilla-La Mancha concentra hoy casi toda la producción española de este bulbo y, por ello, en esta comunidad se ubicará el Banco Mundial del Azafrán, que reunirá todas las variedades genéticas de este cultivo repartidas por todo el mundo. Sus objetivos serán recolectar, mantener, conservar y utilizar los recursos genéticos del azafrán para evitar su desaparición e incrementar su calidad.

El Banco Mundial de Recursos Genéticos del Azafrán y Especies Afines estará situado en el Centro de Investigación Agraria de Albaladejito, en las cercanías de la ciudad de Cuenca. Enmarcado en el proyecto europeo "Crocusbank", la Comisión Europea se ha comprometido a invertir en él algo más de dos millones y medio de euros para que universidades y empresas de seis países de Europa -España, Italia, Grecia, Francia, Hungría y Reino Unido- y tres de Oriente -Turquía, Egipto y Azerbaiyán- investiguen en torno a una de las especias más caras del mundo.

Científicos de estos países han acordado que España albergue este banco genético dada la importancia del cultivo del azafrán en nuestro país a pesar de que en los últimos años ha sufrido una fuerte crisis: el pasado año se recolectaron 800 kilos en 77 hectáreas, frente a los 2.800 recogidos en el año 2003 en 238 hectáreas cultivadas.

"Este Banco Mundial pretende preservar la pérdida de diversidad genética que el azafrán está sufriendo a escala mundial a excepción de países como Irán o India", explica José Antonio Fernández, el catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha que coordinará el proyecto.

Su elevado precio -un envase de dos g cuesta algo más de siete euros- ha llevado a algunos empresarios sin escrúpulos a importar azafrán iraní para venderlo después como manchego, un engaño que el Consejo Regulador de la Denominación Azafrán de La Mancha, con sede en Camuñas (Toledo), trata de perseguir desde hace años a través de campañas de inspección en los comercios en colaboración con la Junta de Castilla-La Mancha.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones