Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Fructo-oligosacáridos

¿Qué son, para qué sirven y en que alimentos se encuentran?

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 24 diciembre de 2001
Nuestro aparato digestivo está colonizado desde el nacimiento por una compleja y diversa colección de microorganismos. Estos, constituyen la flora microbiana y tienen una gran influencia en muchas características bioquímicas, fisiológicas e inmunológicas de nuestro organismo. Entre los componentes beneficiosos más destacados de la microflora se encuentran las bacterias lácticas (lactobacilos y bifidobacterias). Éstas, estimulan el sistema inmunológico o de defensas de nuestro cuerpo con lo cual mejora la protección frente a las infecciones, lo que contribuye a mantener o prolongar la salud. De igual modo, estos microorganismos pueden participar en la destrucción de compuestos tóxicos y en la eliminación de sustancias potencialmente cancerígenas, etc.


Fructo-oligosacáridos, ¿Qué son y en que alimentos se encuentran?


Ha aparecido recientemente el término "prebiótico" que se designa como la molécula o ingrediente alimenticio no digerible, fermentable, que tiene la propiedad potencial de mejorar la salud al promover el crecimiento selectivo de bacterias intestinales beneficiosas (bifidobacterias o lactobacilos). En esta categoría se encuentran los fructo-oligosacáridos (FOS), que son oligosacáridos naturales (fibra soluble) que contienen fructosa y se encuentran en variedad de plantas y frutos como el puerro, la cebolla, la achicoria (raíz), el espárrago, el ajo, la alcachofa, el tomate, la alfalfa, el plátano, etc.

Los oligosacáridos, son moléculas pueden añadirse a un alimento o bien producirse in situ, como los oligosacáridos producidos por algunas bacterias durante la fermentación láctica. No son digeribles por las enzimas intestinales presentes en la superficie luminal del intestino delgado, por lo que alcanzan intactas el colon que es el tracto final del intestino que contiene bacterias.

Los microorganismos colónicos constituyen el mayor potencial metabólico del organismo. El elevado número y variedad de bacterias que cohabitan en el tracto gastrointestinal humano constituyen un complejo ecosistema metabólicamente muy activo y versatil, con capacidad de adaptarse a los sustratos disponibles. Una gran parte de las bacterias colónicas son sacarolíticas, es decir, utilizan hidratos de carbono como fuente de energía para reproducirse. El grupo mayoritario de bacterias sacarolíticas pertenece al género Bifidobacterium, que constituye el 25 % de la población bacteriana total del adulto y el 95 % en el recien nacido.

Los FOS, pese a que se encuentran en variedad de vegetales, están en pequeña cantidad, por lo que la ingesta diaria estimada a partir de alimentos es muy baja (800 mg / día aproximadamente). Por ello, y considerando que son unos componentes saludables, se ha recomendado aumentar su consumo, y una de las formas de conseguirlo es introducirlos en los alimentos como ingredientes añadidos. De hecho, ya se utilizan como tales en bebidas, productos lácteos, reposteria, alimentos infantiles, etc.


Efectos beneficiosos en la salud


La posibilidad de que mediante algún componente de la dieta se pueda modificar la microflora intestinal ha fijado la atención en los últimos años de tecnólogos, industriales, científicos y consumidores, porque de este efecto derivan acciones fisiológicas de importante repercusión en salud.

Los efectos saludables atribuidos a los fructo-oligosacáridos son consecuencia directa de la propia fermentación colónica. Así mismo, incrementado el consumo de FOS podemos modular la composición de la microflora en el colon, estimulando el crecimiento de la flora intestinal benéfica especialmente bífido bacteria.
Por tanto, algunos de los efectos indirectos del consumo de FOS sobre la salud son:

1- Mejoran la microflora intestinal:
* Son sustrato de elección para las Bifidobacterias.
* Con la fermentación, se producen ácidos grasos de cadena corta, disminuye el pH o grado de acidez del medio y se reduce la proliferación de bacterias patógenas (E. Coli, Shigella, Salmonellas...).
* Como hay menos microorganismos patógenos, hay menor producción de sustancias tóxicas.

2- Regulan el tránsito intestinal.
Se pueden utilizar tanto para tratar la diarrea como para el estreñimiento.

3- Ejercen un efecto protector en la evolución de las neoplasias colónicas.
Este efecto, puede ser consecuencia de la conjunción de varios mecanismos. El medio ácido inhibe la actividad de enzimas implicados en el metabolismo y eliminación de ácidos biliares y grasos, por lo que se genera menor cantidad de ácidos biliares secundarios y metabolitos de estos, que son considerados como agentes promotores del crecimiento de células tumorales.

4- Potencian el buen funcionamiento del sistema inmunológico
.

Otras múltiples aplicaciones...
Las aplicaciones industriales de los FOS abarcan la sustitución de grasas al incluirse como ingrediente de mayonesas ligeras y quesos bajos en calorías, contribuyen a la reducción del contenido calórico (sucedáneos de chocolate) y a la retención de agua (pastelería, panificación, embutidos), evitan la formación de cristales (heladería), emulsionan (margarinas) y en general modifican la textura o cremosidad de algunos alimentos. Son edulcorantes, por lo que tienen buenas propiedades organolépticas (aquellas que se aprecian por los sentidos) y se pueden incorporar facilmente a alimentos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones