Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Irradiación de alimentos

Eficaz procedimiento para alargar la vida y las propiedades de los productos frescos

Radiaciones ionizantes

“Más allá del carácter negativo que parece tener este nombre, la irradiación es un procedimiento seguro para mejorar la conservación de los alimentos”, sostiene Ileana Izverniceanu, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Este sistema destruye los microorganismos peligrosos que se pueden encontrar en ellos y según la normativa europea está permitido utilizarlo, “pero hay que declararlo en la etiqueta”, resume.

Se trata de una técnica de conservación que puede ser comparable a otras de uso cotidiano que utilizan el calor, como la pasteurización y la esterilización, o el frío (refrigeración, congelación, liofilización – desecado en frío-). La irradiación consiste en exponer los productos a la acción de las radiaciones ionizantes durante un lapso de tiempo.

Patricia Narvaiz, perteneciente a la Unidad de Actividad Aplicaciones Tecnológicas y Agropecuarias del Centro Atómico Ezeiza en Argentina, explica que el proceso de irradiación se parece al de tomar una radiografía, en el sentido de que el alimento es expuesto a la acción de rayos parecidos a los X.

Este método, que se conoce desde la década de los 50 y se denomina también ionización o radioesterilización, utiliza básicamente dos tipos de rayos ionizantes:

  • La irradiación Gamma. Obtenida a partir de la desintegración radioactiva de isótopos de cobalto y cesio.
  • Los haces de electrones acelerados. Se trata en este caso de aceleradores de electrones. Uno de ellos está en Tarancón (Cuenca) en la planta de la empresa Ionmed Esterilización, S.A, la única compañía española que se dedica a la irradiación de alimentos.

    La irradiación es muy eficaz porque prolonga la vida útil de numerosos productos en las mejores condiciones.

    Es capaz de:

    • Evitar que broten los bulbos, tubérculos y raíces (Ej. patatas sin tallos durante 9 meses a temperatura ambiente).
    • Eliminar insectos para evitar su propagación en productos hortofrutícolas y granos.
    • Acabar con parásitos como la Trichinella spiralis de la carne de cerdo.
    • Retardar la maduración de las frutas, de forma que su vida útil se duplica o triplica, y demorar el envejecimiento de productos como champiñones y espárragos.
    • Prolongar el tiempo de comercialización de carnes y pescados frescos al reducir su contaminación microbiana.
    • Eliminar microorganismos patógenos no esporulados (excepto virus) causantes de enfermedades al hombre, como por ejemplo Salmonella en pollo y huevos.
    • Conservar alimentos sin desarrollo microbiano a temperatura ambiente durante años, por ejemplo en las especias y plantas aromáticas.

    No obstante, Narvaiz afirma que la irradiación no se aplica con éxito en alimentos líquidos (leche, zumos, vinos) ni en aquellos con una alta concentración de grasas, como la mantequilla.

    Paginación dentro de este contenido

    •  No hay ninguna página anterior
    • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
    • Ir a la página siguiente: Segura para la salud »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones