Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Libritos de lomo rellenos de jamón y queso

Img 33613 g
Tiempo 15-20 min
Dificultad Fácil
Valor energético 505 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Los libritos de lomo son tajadas de lomo de doble tamaño que una tajada convencional y abierta por la mitad, si bien también se pueden hacer con 2 lonchas de lomo no demasiado gruesas.

Introducimos las lonchas de queso y jamón divididas por la mitad dentro de cada librito de lomo.

Empanamos cada librito pasando primero por harina, luego por huevo batido y a continuación por pan rallado.

Prensamos bien con las manos para que queden empanados de una forma compacta.

Los freímos en abundante aceite caliente.

Entre tanto, freímos dos dientes de ajo cortados en láminas y cuando comiencen a dorarse añadimos los pimientos del piquillo, dejando que se frían en ese aceite.

Acompañamos cada librito de lomo con un pimiento de piquillo encima y con la salsita que han soltado los pimientos al cocinarse.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
505 16,7g 6,6g 3,5g 0,9g
25% 24% 33% 4% 14%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Si bien la carne de cerdo hasta hace relativamente poco tiempo ha sido un alimento restringido en dietas para personas con riesgo cardiovascular o problemas de peso, lo cierto es que en función de la parte de la canal que se consuma, su carne puede ser magra, semigrasa o muy grasa. En concreto, el lomo es un carne magra, es decir, de bajo contenido graso, lo que se relaciona con su palatabilidad (sensación que producen los alimentos en la boca), resultando una carne más bien seca cocinado a la plancha o con otras técnicas culinarias que no añaden grasa a los alimentos. En este caso, relleno de jamón y queso; ambos alimentos con un contenido no despreciable de grasas y empanado; lo que también añade grasa a los alimentos por absorción del aceite de fritura, el lomo queda más jugoso pero también resulta más calórico y rico en grasas, en especial saturadas (jamón y queso) y en menor proporción insaturadas (del aceite de fritura). Esta receta goza de gran popularidad entre los más pequeños, siendo adecuada para todas las edades, siempre y cuando su consumo sea ocasional. Es un plato rico en proteínas de calidad, grasas y en menor proporción aporta vitaminas del grupo B, liposolubles A y D (queso), calcio (queso) y hierro (lomo y jamón). Los pimientos fritos, como guarnición, aportan vitaminas (se pierden en parte con la fritura), minerales y fibra, que mejora el trásito intestinal. No es un plato de elección para quienes motivos de salud deban llevar a cabo una dieta de control de peso o de grasas y para aquellos que deben limitar la cantidad de sal de su dieta, dado su aporte de grasas saturadas, colesterol y sodio..

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Meteorismo
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Obesidad o sobrepeso