Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Riesgo cardiovascular, homocisteína y vitaminas

Quienes tienen niveles altos de homocisteína pueden beneficiarse de una ingesta adecuada de vitaminas B6, B9 y B12

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 agosto de 2002

¿Qué es la homocisteína?


Es un aminoácido (constituyente de las proteínas) producto del ciclo de otro aminoácido denominado metionina en nuestro organismo. Los niveles sanguíneos de homocisteína (Hcy) son un factor de riesgo importante, independiente y frecuente, para el desarrollo de aterosclerosis en particular de enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y de trombosis.

Para la enfermedad arterial coronaria, niveles elevados de homocisteína en sangre (hiperhomocisteinemia) imparten un riesgo similar al del tabaquismo o al de la hiperlipidemia (niveles elevados de colesterol y/o triglicéridos en sangre).


¿Cómo se produce la hiperhomocisteinemia?


Principalmente es debido a un defecto en el metabolismo de origen genético o al déficit de ácido fólico o folato (vitamina B9).
La piridoxina (vitamina B6) y la cianocobalamina (vitamina B12) también intervienen en el metabolismo de la metionina, y el déficit de cualquiera de estas vitaminas puede asimismo conducir a la acumulación de homocisteína en sangre. Aproximadamente 2/3 de los casos de hiperhomocisteinemia están asociados a concentraciones bajas de folato o vitamina B12.

La hiperhomocisteinemia origina cambios vasculares debido a un incremento o desarrollo de células músculares y alteraciones en el funcionamiento del endotelio de los vasos sanguíneos y un estado procoagulante.


¿Cual es tratamiento?


Los componentes de la dieta con mayor eficacia en el tratamiento de la hiperhomocisteinemia son el ácido fólico y las vitaminas B6 y B12. Estas vitaminas ayudan a romper la homocisteina en el organismo. Se recomienda por tanto llevar a cabo una dieta equilibrada, capaz de cubrir los requerimientos de dichas vitaminas y en ocasiones, el empleo de suplementos, cuando existen deficiencias nutricionales o genéticas de estas vitaminas y en la enfermedad renal terminal.

Muchos especialistas recomiendan, como mínimo, tomar 1 miligramo de ácido fólico diariamente en combinación con vitamina B6 y B12. Por otro lado, debido a que los pacientes con enfermedad renal terminal tienden a tener hiperhomocisteinemia marcada y folato sérico bajo, en estos casos, 5 miligramos de ácido fólico al día parecen sensatos, siempre bajo prescripción facultativa.

Fuentes alimentarias de B6, B9 y B12

Vitamina B6 (piridoxina)
Cereales integrales, hígado, frutos secos y levadura de cerveza.

Vitamina B9 (ácido fólico o folato)
Legumbres frescas (guisantes, habas) y verduras verdes (espinacas, acega, borraja...), frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado.

Vitamina B12 (cianocobalamina)
Carne, huevo, pescado, lácteos, ciertas algas y fermentados de la soja…

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto