Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Zumos de frutas

Zumo natural, fresco, concentrado, néctar, ¿qué significa cada término?

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 junio de 2001

A la hora de hidratar a nuestro cuerpo, disponemos de una amplia gama de bebidas
además del propio agua. La mayoría de ellas responden a la primera
necesidad del organismo: compensar las pérdidas de agua. No obstante,
desde el punto de vista nutritivo las diferencias entre unas y otras son muy
notables.
Disponemos de bebidas nutritivas, que además de calmar la sed, contribuyen
a nutrir nuestro organismo por su contenido variable en energía y ciertos
nutrientes. Es el caso de los zumos de frutas que aportan energía en
forma de azúcares procedentes de la fruta (fructosa principalmente),
vitaminas (vitamina C y carotenos mayoritariamente) y sales minerales (potasio,
fósforo).
Los zumos comerciales constituyen hoy día una importante fuente de nutrientes,
ya que los avances conseguidos en sus procesos de elaboración permiten
conservar casi todos los nutrientes de la fruta fresca en unas proporciones
prácticamente semejantes.
No obstante, es muy importante leer siempre las etiquetas antes de escoger una
bebida. Se puede ahorrar tiempo buscando los términos siguientes en el
envase si se conoce su significado. Cada uno de estos términos ha sido
definido legalmente por la legislación alimentaria.
En muchos países el zumo de fruta se define de un modo bastante preciso,
con el fin de evitar la confusión entre el zumo de fruta y las bebidas
que lo contienen. En la Unión Europea, una directiva define el zumo de
fruta como el zumo obtenido de la fruta mediante procesos mecánicos,
fermentable pero sin fermentar, que tiene las características de color
y sabor típicos de la fruta de la que procede. La definición se
ha ampliado para incluir al producto obtenido a partir de un concentrado, que
debe poseer las características sensoriales y analíticas equivalentes
al zumo obtenido directamente de la fruta.
Según los ingredientes empleados, podemos encontrar:
Zumos naturales, son zumos frescos que han sido estabilizados por tratamientos
físicos autorizados que garantizan su conservación. Estos se diferencian
de los zumos conservados, puesto que a estos últimos se les ha incorporado
algún aditivo conservante autorizado. Otra denominación son los
zumos azucarados, que contienen edulcorante siendo el más común
la sacarosa o azúcar común. Si llevan incorporado gas carbónico
se denominan zumos gasificados.
A veces, se confunden el término zumo con néctar, siendo las diferencias
nutritivas entre ambos productos notables. El néctar de frutas es el
producto obtenido a partir de frutas trituradas (hechas puré) a las que
se les ha añadido agua, azúcar y ácidos de fruta, por lo
aportan más calorías. La adicción expresa de azúcares
a esta bebida ha de ser tenida en cuenta especialmente por personas diabéticas
y por quienes deben controlar su peso.
Según el proceso de elaboración también se pueden clasificar
en:

Zumo simple de fruta, que contiene prácticamente los mismos nutrientes
(vitaminas y sales minerales) que la fruta de la que proceden excepto una cantidad
apreciable de fibra que queda retenida con la pulpa, si esta se desecha. A escala
comercial se conserva mediante pasterización o esterilización
o UHT (el producto es atratado con calor para eliminar los posibles gérmenes
adquiridos antes o durante el proceso de elaboración; el alimento y el
sabor no se ven afectados generalmente).
Zumo concentrado, se trata de zumos que han sufrido un proceso de concentración.
Es el primer pilar del comercio internacional de zumos. Estos zumos constituyen
una categoría diferente que se prepara por dilución con agua del
zumo concentrado.
Zumos deshidratados, son los elaborados a partir de zumo concentrado que se
deshidrata mediante liofilización. El contenido en agua es inferior al
10%.
Zumo fresco, es el producto que no ha sido congelado ni, procesado, ni pasteurizado.
Suele elaborarse a pequeña escala, como por ejemplo para su consumo inmediato
en bares, restaurantes, etc., o envasarse sin tratamiento térmico para
ser consumido en el plazo de pocas horas.

Etiquetas:

Consejo fruta zumo

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones