Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Qué hacer si tu hijo tiene miedo a las agujas

Para ayudar a los niños a superar este temor, son necesarias estrategias para reducir el estrés en el momento de la vacunación como técnicas de distracción y preparación psicológica previa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 29 diciembre de 2021
miedo vacuna niños Imagen: Myriams-Fotos

Pasa cada día en la consulta de enfermería de un ambulatorio u hospital cualquiera: el niño se pone nervioso, grita, patalea, llora… y ni ha visto la jeringuilla. Muestra un miedo irracional a las agujas con las que el profesional sanitario le sacará sangre, le pondrá la dosis de su tratamiento médico o le administrará la vacuna infantil que le toque según la edad. Por supuesto, también pasa con la vacuna contra la covid-19. ¿Qué podemos hacer para que esto no ocurra? Te damos varios consejos para conseguir que tu hijo supere este temor a las inyecciones y así no derive en una fobia: la tripanofobia.

¿Cómo se llama la fobia a las agujas?

Es normal que los niños teman a las agujas médicas y a las inyecciones. El miedo a sentir dolor durante el pinchazo, especialmente de las vacunas, les puede. Es decir, asocian agujas con dolor, y algunos pequeños en realidad son muy sensibles al dolor. Y es un temor frecuente, pues afecta a en torno al 80-90 % de los menores. En cuanto ven al sanitario que saca la jeringuilla, toma la vacuna… se ponen como una moto. Este terror se manifiesta con nerviosismo, malestar, palpitaciones, náuseas, sudoraciones, lloros, desmayos, mareos, ansiedad, ataques de pánico

Con la edad, este miedo infantil va desapareciendo de forma natural, aunque se calcula que hasta una cuarta parte de la población adulta puede todavía sufrirlo. Pero también puede cronificarse y ser peor: convertirse en una fobia, un miedo irracional y exacerbado a las inyecciones (tropanofobia) o las agujas, los pinchazos u otros objetos cortantes (baleofobia) que padece el 10 % de las personas y que puede llevar a rechazar el contacto con el sistema sanitario.

Y es que la experiencia de los primeros pinchazos queda grababa en la memorial emocional de los niños y puede provocar que, en un futuro, de adulto evite hacerse análisis de sangre, ir al dentista, vacunarse o seguir tratamientos que impliquen el uso de una aguja, como las inyecciones diarias de insulina para controlar los niveles de azúcar en sangre en el caso de la diabetes, la adrenalina inyectable en alergias crónicas o el tratamiento con quimioterapia en pacientes con cáncer, por ejemplo. Así, se estima que el 16 % de los adultos decide no vacunarse de la gripe por miedo a las agujas, y según la última encuesta del estudio COSMO-SPAIN del Instituto de Salud Carlos III, el 4,4 % no lo ha hecho frente a la covid-19 por lo mismo.

Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a las agujas

Si este tipo de situaciones tan estresantes en el niño no se abordan de forma adecuada durante la infancia, es posible que el miedo a las agujas persista y se agrave en la adultez. ¿Qué se puede hacer para superar el temido dolor al pinchazo?

vacuna juego
Imagen: Kamaji Ogino

✅ Medidas generales

Como medidas generales, en el microsite ‘Stop miedo a las agujas’ de Aspen Pharma la psicóloga Ana Asensio recuerda que es conveniente:

  • Solicitar ayuda psicológica en los casos más graves.
  • Utilizar técnicas de respiración y relajación.
  • Evitar pensamientos anticipatorios (me va a doler, me voy a marear, no me van a encontrar la vena…).
  • Usar técnicas de distracción durante el pinchazo: escuchar música, hablar, poner la atención en otro lugar…
  • Compartir antes con el equipo de enfermería el miedo a las agujas para sentirse comprendido. “La confianza en el profesional es clave para estos procesos en los que necesitamos recuperar la confianza y la sensación de tranquilidad o de no descontrol cuando nos enfrentamos a una aguja o jeringuilla”, comenta la experta.
  • Aplicar una hora antes del pinchazo anestésicos tópicos para aliviar el dolor, como lidocaína, prilocaína o combinaciones de ambos en crema, ungüento, pomada o spray. Precisan de receta médica.

¿Y en el caso de los niños? Según el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP), son necesarias ciertas recomendaciones para reducir el estrés en el momento de la vacunación, conseguir una mayor adherencia a los calendarios de vacunas y disminuir las posibles secuelas psicológicas de experiencias negativas previas. ¿Cómo? El Consejo General de Enfermería de España, la Asociación Española de Enfermería Pediátrica (AEEP) y la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC) han preparado la siguiente infografía y un vídeo donde se detalla, de forma clara y concisa, cómo hay que afrontar la vacunación, en este caso de covid-19, de cara a minimizar el estrés de los menores, ayudándoles y calmándoles antes, durante y después del pinchazo.

consejos vacuna ninos
Imagen: Consejo General de Enfermería de España

Por su parte, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), los consejos para aliviar el dolor de la inyección, según la edad del niño, son:

✅ Recién nacidos y lactantes

En los lactantes, las técnicas físicas son las más útiles. Destacan:

  • El amamantamiento antes, durante y después de la inyección. Es lo que se popularmente se llama “tetanalgesia”.
  • La toma de líquidos dulces durante la administración. Se recomienda disolver un sobre de azúcar en un vaso con un dedo o dos de agua (sacarosa al 25 %) y dar aproximadamente 2 ml, poco a poco, con una jeringa o cuentagotas, en la boca del bebé, unos dos minutos antes de la inyección.
  • El contacto con la piel de la madre, el llamado método canguro.
  • El uso de técnicas de distracción, como imágenes, sonidos o canciones.
  • El empleo de anestésicos tópicos.

✅ Niños pequeños hasta los 6 años

Con un niño pequeño se recomienda, además de los anestésicos tópicos:

  • Prepararle psicológicamente. El niño tiene que saber antes a qué se enfrenta. Por eso, habrá que decirle que le van a pinchar (con hacerlo un día antes basta), pero no caben las mentiras asegurándole que no le dolerá, como tampoco ridiculizar su miedo. Si tiene dudas, hay que responderle siempre con la verdad. Además, explicarle el proceso y las razones de la inyección le tranquilizará. Plantearlo como un reto a superar y con su correspondiente premio siempre ayuda.
  • Utilizar técnicas de distracción. Que lleve su peluche preferido, un muñeco, un juguete… hará que se sienta mejor. También puede usarse un cuento o dibujos o vídeos en el móvil o tableta.
  • Poner la inyección en posición erguida y sujetos en brazos de sus padres; nada de tumbarles en la camilla de exploración

✅ Niños mayores y adolescentes

En el caso de los niños mayores y adolescentes, resultan de gran utilidad:

  • Preparación psicológica, en el mismo sentido que con niños pequeños.
  • Técnicas de distracción: escuchar música, ver vídeos o jugar a la consola les servirá para disminuir su estrés. También funciona hacer respiraciones profundas.
  • Estar sentado, para evitar el mareo.
  • Anestésicos tópicos: las cremas pueden ayudar a calmar el dolor, pero a estas edades también valen como medida antiestresante.

Etiquetas:

fobia miedo vacuna

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones