Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > 2-4 años

El ajedrez y sus beneficios para los niños

A partir de los tres años de edad, los más pequeños pueden comenzar a familiarizarse con el ajedrez y a disfrutar de los beneficios de su aprendizaje y su práctica

La práctica del ajedrez ofrece muchos beneficios para los niños, tanto a nivel intelectual como social y emocional. Por ese motivo, las autoridades europeas y españolas promueven desde hace tiempo su incorporación como asignatura en la enseñanza primaria. Este artículo enumera y detalla algunos de esos beneficios, desde una mayor capacidad de atención, concentración, memoria y pensamiento abstracto, hasta una mayor autoestima y la posibilidad de empatizar mejor con los demás.

Imagen: Corepics

Debido a que jugar al ajedrez tiene múltiples beneficios para los niños, el Parlamento Europeo pidió en 2012 que se incorpore como asignatura al horario regular en las escuelas de los Estados miembros, y no como materia extracurricular. Pero no ha sido hasta comienzos de este año 2015 cuando la Comisión de Educación del Congreso aprobó, por unanimidad, su incorporación en las escuelas españolas, a la espera de que cada comunidad refrende esta decisión. Pero ¿cuáles son esos beneficios que el ajedrez ofrece a los pequeños?

En su libro 'Desarrollar la inteligencia a través del ajedrez' (Ed. Palabra, 1998), José María Olías, experto en la enseñanza de este deporte, los clasifica en tres grupos: beneficios intelectuales, sociales y emocionales. Se detallan a continuación.

Beneficios intelectuales del ajedrez

  • Atención y concentración. "Es increíble -escribe Olías- la facilidad con la que el niño aprende a atender y se acostumbra a pensar, a concentrarse en lo que está haciendo, si por medio hay un tablero de ajedrez". De hecho, a menudo se utiliza el ajedrez como herramienta de trabajo en el tratamiento de menores con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), como en el caso del proyecto "Ajedrez y TDAH", desarrollado por el Club Ajedrez 64 Villalba, en colaboración con el Hospital General de Collado Villalba (Madrid) y otros organismos.

  • Análisis y síntesis. Ante cada turno, el ajedrez requiere analizar todos los posibles movimientos para contrarrestar las amenazas y, a su vez, plantear un ataque al jugador oponente. La síntesis lleva a elegir, de todas las alternativas, la más apropiada. Esta habilidad se traslada luego a la vida cotidiana.

  • Razonamiento lógico-matemático. El trabajo mental exigido por el ajedrez es similar al que se realiza cuando se afronta un problema de matemáticas. Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Trier (Alemania) comprobó que los alumnos de una escuela de primaria, en cuya clase se sustituyó una hora de matemáticas por una de ajedrez, obtuvieron durante cuatro años mejores calificaciones en matemáticas que otros estudiantes que siguieron cursando esta asignatura y no practicaron el juego de mesa.

  • Pensamiento abstracto, creatividad e imaginación. La búsqueda de estrategias para imponerse al rival obliga a imaginar posiciones distintas a las que están presentes en el tablero y a desarrollar planes de acción para poder alcanzar esos puestos. Es lo que se conoce como "adelantarse" a las jugadas. La creatividad y la imaginación desempeñan un papel fundamental, al igual que en otros juegos, con un particular estímulo para el pensamiento abstracto.

  • Memoria. La memoria es una herramienta muy importante en el ajedrez, ya que recordar la respuesta ante una determinada situación en partidas anteriores (propias o ajenas) permite repetirla, si fue exitosa, o evitarla, si no resultó efectiva. Y también ayuda a tener presentes los diversos planes que se efectúan de manera mental durante el desarrollo del juego. Por lo tanto, la misma práctica del ajedrez es un valioso ejercicio para esta capacidad.

El ajedrez y sus beneficios sociales

  • Aceptación de las normas. El ajedrez exige respetar las reglas sin excepción. "No valen los caprichos ni las ventajas", puntualiza Olías. En este sentido, como señala la psicóloga María Enriqueta Granero Duarte, que fue campeona infantil de ajedrez y escribió el libro 'Aportes de la psicología a la enseñanza del ajedrez' (Uno Editorial, 2014), "el niño no puede echar a nadie la culpa de sus errores". Y el azar tampoco interviene en el ajedrez. Son las capacidades y acciones del menor "las que determinan su rendimiento", agrega esta experta.

  • Aceptación del resultado. Esto está muy vinculado con el punto anterior. El de saber ganar y saber perder es uno de los aprendizajes más importantes para el desarrollo del pequeño. La alternancia de victorias y derrotas en las partidas de ajedrez permite que los niños aprendan a aceptar los resultados, sean cuales fueren.

  • Responsabilidad. Cada jugada, cada decisión, tiene sus consecuencias en el juego. Asumir los propios errores y poder aprender de ellos es otro de los aprendizajes fundamentales que este juego proporciona.

Beneficios a nivel emocional

  • Control. Granero Duarte apunta que el ajedrez "fomenta la capacidad organizativa y el equilibrio entre lo racional y lo emocional". Y es que, en este deporte, si el jugador se deja llevar por el nerviosismo o el enfado, lo más probable es que pierda. Por lo tanto, el pequeño ha de adquirir el hábito de reflexionar, y no actuar por impulsos; así aprenderá a controlar sus emociones.

  • Empatía. Como cada jugada es seguida por un movimiento del oponente, el ajedrez exige intentar anticiparse y predecir su respuesta, es decir, tratar de ponerse en el lugar del otro. Al mismo tiempo, el control emocional también lleva a procurar no dar pistas al contrario acerca de las próximas acciones.

  • Autoestima. Aprender de los errores y mejorar el rendimiento incrementa la autoestima y la confianza del niño en sí mismo. Además, advertir que el esfuerzo mental da frutos le anima a seguir trabajando de esa manera, y esa enseñanza se traslada a otros ámbitos de la vida.

    Aprender a jugar al ajedrez, desde los tres años

    La psicóloga Granero Duarte comenta que la enseñanza del ajedrez puede comenzar bien pronto en la vida del niño, en torno a los tres años de edad. Desde ese momento y hasta alrededor de los siete, predomina un «pensamiento intuitivo» y basado en hechos concretos, sin poder todavía planificar jugadas de forma abstracta. Pero es una buena edad para que, en primera instancia, los pequeños conozcan los materiales (piezas, tablero). Se les puede dejar jugar con ellos con total libertad, como si fuera cualquier otro juguete, y contarles cuentos relacionados con el ajedrez.

    En un segundo momento, señala también Granero Duarte, se explican algunas reglas básicas: para jugar hacen falta dos personas, se sientan una frente a otra, las piezas blancas van en un lado y las negras en otro, juegan por turnos una vez cada uno, etc.

    La tercera etapa es la del aprendizaje del movimiento de las piezas una por una, desde las de movimiento más simple (la torre y el alfil), hasta las que incluyen más variantes, como el rey o la reina.

    Existen numerosos juegos para que los niños se familiaricen con las piezas y sus movimientos. El documento ‘Ajedrez para la enseñanza primaria‘, del profesor Sergio A. Vicente Martínez, incluye varios que llevan títulos como «Los gatos y el ratón», «Los soldados del rey» y «Guerra de peones». Son ejercicios divertidos que, además, propician en los pequeños el entusiasmo por el juego y, luego, pueden comenzar a jugar sus primeras partidas.

    RSS. Sigue informado

    Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto