Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 4-6 meses

Siete talleres para bebés que puedes hacer en casa

Los talleres caseros para bebés también ayudan a estimular las habilidades de los pequeños. Sigue los que te recomendamos en este artículo para que tu hijo no se pierda ninguna de sus ventajas

bebe-madre-cuento Imagen: Pixabay

No hay ninguna duda de que los padres y madres saben que los bebés necesitan jugar y sentirse estimulados. Por eso, estos días de confinamiento pueden ser especialmente duros para pequeños y mayores, al interrumpirse de forma brusca el ritmo diario y suspender, entre otras cosas, los talleres para bebés. Son numerosas las familias que envían a sus pequeños a talleres específicos para bebés, comercializados tanto por empresas públicas como privadas. Sin embargo, ahora que toda la familia pasa más tiempo en casa, los padres se pueden convertir en los monitores de esos talleres con unos sencillos consejos. Tan solo hace falta tiempo, humor, energía y creatividad para llevarlos a cabo.

Talleres para bebés: principales ventajas

En general, con los talleres para bebés se pretenden los siguientes objetivos, muchos de ellos imposibles en estos momentos de confinamiento, pero fáciles de adaptar en casa:

  • Estimular la psicomotrocidad del niño. Estos talleres se caracterizan porque en ellos se trabajan habilidades motoras, cognitivas o psíquicas específicas, dadas las limitaciones y las necesidades tan particulares que impone un bebé.
  • Fomentar la sociabilidad del pequeño y de la familia, pues los talleres suelen ser grupales y se comparte espacio con otras familias. Ahora que no se puede salir de casa, se puede aprovechar para el que bebé comparta espacio con sus hermanos y hermanas, aunque sean más mayores.
  • Pasar un rato divertido con el padre o la madre y aprovechar ese momento para fortalecer el vínculo afectivo con ellos.
  • Proporcionar ideas para que la familia aprenda a jugar y que los niños no se aburran en casa.

Siete talleres dirigidos a los bebés

Existen muchos talleres disponibles para los pequeños de entre 3 meses y 4 años. Puesto que son numerosos los talleres para bebés que se ofertan, cada familia puede elegir el que más le convenga y adaptarlo en función de sus propias necesidades y habilidades. Estos son los más comunes:

1. Masajes para bebés. Aquí los progenitores aprenden a estimular a sus hijos principalmente a través del contacto. Se trata de hacer movimientos suaves para relajar al bebé y, de paso, establecer un vínculo afectivo a través de la piel. En muchos casos también se utilizan pelotas de gimnasia, sobre las que se sienta o se hacer rodar despacito al niño. El movimiento, unido a la voz del adulto, la música o algún sonajero, completan el mar de sensaciones en el que se sumerge a los pequeños.

2. Talleres de música. La idea es explotar el ritmo, el movimiento corporal o algunos instrumentos musicales sencillos para estimular las habilidades cognitivas, motoras y psíquicas de los niños. Y es importante entender que no se trata de buscar al nuevo Mozart, ni de que los menores terminen siendo músicos; sino que se pretende que jueguen con la música y que esta les sirva para despertar sus sentidos, fortalecer la escucha, potenciar la memoria o fomentar su creatividad.

3. Talleres de cuento. Dedicar un tiempo y un lugar apetecible de la casa a contar cuentos resulta muy enriquecedor para el pequeño, ya que los niños se muestran más receptivos a escuchar cuentos. Además, los adultos pueden aprender de los excelentes narradores orales.

4. Talleres artísticos. En estos talleres es habitual que los pequeños acaben con las manos llenas de pintura y con la ropa manchada, pero como estamos en casa no pasa nada. En estas actividades relacionadas con las artes plásticas, además de estampar sus huellas en una hoja, cuando los niños crecen incluso puede que elaboren algún dibujo. Se procura estimular la motricidad fina y de que el menor se familiarice con los conceptos de espacio, tamaño, color, etc.

5. Talleres de expresión corporal. En estos espacios, el acento recae sobre el movimiento del cuerpo y la música, es decir, sobre la danza. A los niños les encanta bailar, ya que descubren su cuerpo a través del movimiento. Conviene que la música sea lo más variada posible para que se muevan según los distintos ritmos.

6. Talleres acuáticos. El agua y los bebés forman una pareja exitosa. Una piscina climatizada puede ser el lugar apropiado donde jugar con los niños y trabajar su psicomotricidad de una manera diferente. Como ahora, por la crisis del coronavirus, estamos en casa se puede utilizar la bañera de casa. Un punto a favor del agua es su poder relajante y pacificador, incluso del bebé más revoltoso.

7. Gimnasia para bebés. Mediante rutinas de ejercicios se contribuye a fortalecer la musculatura de los bebés a la hora de reptar, gatear o caminar. Los ejercicios están encaminados a que el niño adquiera un mejor sentido del equilibrio y desarrolle todo tipo de habilidades motoras de acuerdo con su edad. Para ello se pueden usan aros, pelotas...

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones