Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 4-6 meses

VRS, el ‘virus de los bebés’: grupos de riesgo y medidas de prevención

El virus respiratorio sincitial es la primera causa de hospitalización en niños menores de un año y deben extremarse los cuidados para ciertos grupos de riesgo


  • Este contenido fue elaborado por Montse Arboix en 20 octubre de 2011 - Optimizado para SEO por Consumer EROSKI el 30 octubre de 2021
bebe prematuro virus sincitial Imagen: Sarah Chai

No es casual que el virus respiratorio sincitial (VRS) también sea conocido como el “virus de los bebés”: es la primera causa de hospitalización en niños menores de un año. En España ataca sobre todo entre los meses de octubre y abril y, por lo general, provoca una infección localizada en el sistema respiratorio. Aunque en principio es de carácter leve, existen grupos de riesgo en los que las consecuencias pueden revestir mayor gravedad. De hecho, es el culpable del 80% de los casos de bronquiolitis en bebés de menos de un año de edad. De ahí que, como recuerdan desde la Sociedad Española de Neonatología (SENEO), sea fundamental reforzar las medidas higiénico-sanitarias sobre la población de riesgo y administrarle el tratamiento preventivo según el protocolo. A continuación, te contamos más acerca de este virus, como se contagia, los síntomas que produce y cómo prevenirlo.

Qué es el virus respiratorio sincitial

El virus respiratorio sincitial es un mixovirus RNA, del género Pneumovirus, que pertenece a la familia de los Paramyxoviridae. Este patógeno es capaz de causar grandes epidemias de bronquiolitis y neumonías, que afectan a todas las edades, especialmente a los niños pequeños. Datos de la Sociedad Española de Neonatología señalan que el VRS es el responsable, cada año, de cerca de 25.000 consultas de urgencias y unas 15.000 hospitalizaciones de niños prematuros. Según la misma fuente, alrededor del 75 % de los lactantes entra en contacto con el virus durante su primer año de vida, cifra que se eleva hasta alcanzar casi la totalidad de los niños a los dos años.

A largo plazo, la infección por el virus sincitial puede ocasionar procesos de asma o alteraciones de la función pulmonar en la edad adulta. A esta conclusión llegaron científicos de la Southwestern University (Dallas, EE. UU.). El coordinador de esta investigación, el español Octavio Ramilo, aclaró que el virus "no predispone a sufrir asma clásica de atopía, sino a un asma importante que hace que los niños sigan teniendo broncoespasmos y sibilancias hasta los diez años". El experto explicó que el virus origina no solo bronquiolitis, sino que cuando se supera la fase aguda el pulmón sigue presentando determinada hiperreactividad bronquial, incluso después de varios meses.

Cómo se contagia el VRS

El mecanismo de contagio del VRS es por vía aérea a través de las llamadas gotas de Plugge (que se expulsan al hablar, toser y estornudar) o el contacto directo con personas u objetos contaminados (manos, ropa, juguetes, pañuelos, etc.). El virus se excreta con las secreciones respiratorias durante aproximadamente siete días y se mantiene otros siete en las superficies y cerca de dos horas en tejidos. Y las puertas de entrada son los ojos, boca y nariz.

Síntomas

Los especialistas en neonatología insisten en la necesidad de mantener especial cuidado y vigilancia de los síntomas de aparición de la enfermedad, sobre todo en los más pequeños, que comprenden congestión nasal, tos, garganta irritada, dificultad respiratoria y fiebre.

Grupos de riesgo del virus sincitial

bebe virus sincitial Imagen: Isaac Taylor

El principal grupo de riesgo es el de los bebés nacidos de manera prematura. Además, existen tres factores de riesgo principales para contraer el VRS:

  • Que el bebé nazca entre el 15 de julio y el 15 de diciembre.
  • Que vaya a la guardería o bien tenga un hermano en edad escolar.
  • Que la madre fume durante la gestación, lo cual puede lesionar el pulmón fetal.

Un estudio difundido en 2007 —elaborado por un equipo de profesionales de la SEN— calculó que un niño nacido entre las semanas 32 y 35 de gestación tiene 3,11 veces más probabilidades de adquirir el virus, si reúne al menos dos de los tres factores citados, comparado con un niño que no presenta ninguno.

Existen también otros factores de riesgo:

  • un periodo de lactancia inferior a dos meses o directamente nulo.
  • que haya cuatro o más adultos residiendo en el mismo hogar (más aún si estos son varones y fumadores).
  • antecedentes familiares de sibilancias (sonido silbante y agudo durante la respiración, más evidente en la espiración, que ocurre cuando el aire fluye a través de vías respiratorias estrechas)
  • la presencia de malformaciones de las vías aéreas o alguna enfermedad neuromuscular.

Consejos para la prevención del VRS

Algunos métodos de prevención eficaces frente al virus sincitial son:

  • lavarse las manos a menudo (sobre todo antes de tocar al niño).
  • evitar el contacto con personas enfermas.
  • utilizar pañuelos desechables.
  • no exponer al niño a ambientes con humo ni a entornos contagiosos (como guarderías, fiestas infantiles o salas de espera).
  • evitar compartir la habitación con un hermano mayor.
  • lavar los juguetes.

Aunque no existe ninguna vacuna para hacer frente a la infección, los expertos recomiendan la utilización de palivizumab, un anticuerpo que se asocia con una disminución de las citoquinas, proteínas que intervienen en procesos inflamatorios. Según los datos disponibles, este principio activo podría prevenir la infección durante el primer año del bebé y disminuir los efectos del virus en el asma. Desde la SENEO se apoya la administración mensual de palivizumab (la cantidad dependerá de los factores de riesgo presentes en cada niño) como el tratamiento más eficaz en las poblaciones de riesgo de infección grave por VRS.

Etiquetas:

virus vrs

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones