Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Así se prepara una jardinera para zonas sombrías

Hay que elegir plantas que prefieran la sombra y realizar una composición con ellas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 2 junio de 2004
En las zonas sombrías de la casa o el jardín también se puede disponer de plantas con las que alegrar estos rincones menos vistosos. Sólo es necesario saber elegirlas con cuidado para que se adapten a las necesidades ambientales en las que pretendemos emplazarlas.

Lo ideal es utilizar un macetón para colocar las plantas que prefiramos, teniendo en cuenta que éstas deben de necesitar poca luz solar. Más adelante, si observamos que el emplazamiento es demasiado riguroso, siempre podremos mover el tiesto.

Antes de proceder a plantar los ejemplares escogidos, cubra los agujeros de drenaje de la maceta con cascotes de algún tiesto de barro cocido para que escurra el agua. Llene la maceta con un sustrato rico en nutrientes, dejando unos cinco centímetros sin rellenar para que la maceta pueda acoger el agua de riego sin que se desborde o empape en exceso la planta.

Una vez haya seleccionado los ejemplares que quiere plantar en la maceta, colóquelos juntos dentro del recipiente para poder determinar el espacio que ocuparán en su ubicación definitiva. Primero plante los ejemplares de follaje y luego las plantas de flor a su alrededor, formando una composición compensada tanto en tamaño como en formas y colores. Para lograrlo, lo mejor es colocar los especimenes más altos en el centro.

A la hora de transplantar los ejemplares al macetón procure no romper su cepellón, porque de lo contrario se dificultaría en extremo el que las plantas arraiguen.

Para terminar con la jardinera de ubicación umbría, introduzca algunas plantas rastreras, como la hiedra, colocándolas en los bordes del recipiente seleccionado para que puedan desplegar su porte colgante. En este caso también podrá emplear ajugas o alchemillas mollis, que también son muy adecuadas para lugares en los que los rayos de sol llegan a duras penas.

Finalmente, esparza algunos puñados de sustrato para rellenar cualquier hueco y compruebe que las plantas crecen a la misma profundidad que lo hacían en las macetas de origen. Luego, enrolle la hiedra al borde del macetón en lugar de dejarla colgando por encima de los lados, que ya tendrá tiempo de desarrollarse en esta posición.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones