Consejos para afilar los formones

Se debe sujetar la piedra de afilar con un sargento para evitar que se mueva
Por mediatrader 11 de febrero de 2004

Resulta muy importante que las herramientas que se vayan a emplear para realizar cualquier tipo de trabajo se encuentren en perfectas condiciones, tanto de limpieza como libres de cualquier tipo de oxidación y plenamente afiladas.

En los trabajos de talla de madera se deben realizar cortes precisos, rápidos y limpios, por lo que los filos mellados o no cortantes resultan contraproducentes y ralentizarán el trabajo al estropear, en lugar de cortar limpiamente, la madera.

Afilar los formones no es un proceso sencillo, porque pueden presentar un perfil mellado e irregular, provocado por el uso y la dureza de la madera. Para tener a punto siempre el filo de estos elementos lo mejor es disponer de una piedra para afilar embutida en una caja, que habrá que sujetar con la ayuda de un sargento a un banco de trabajo para evitar que se mueva.

A la hora de realizar el proceso de afilado, se recomienda colocar unas gotas de aceite de linaza sobre la piedra, apoyar el bisel completamente sobre ésta y deslizarlo rápidamente de adelante hacia atrás hasta que quede redondeado y se forme una rebaba en el filo. Luego quitar la rebaba y afinar con cuidado el corte, frotando de la misma manera por el otro lado de la piedra.