Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Cuelga-llaves: cinco ideas para fabricarlos en casa

Los cuelga-llaves son prácticos instrumentos que, además de permitir que las llaves estén siempre a mano, decoran el recibidor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 agosto de 2013

Los cuelga-llaves combinan el sentido práctico con la posibilidad de añadir un toque decorativo que personalice la pared del recibidor. Este artículo brinda cinco ideas para fabricar cuelga-llaves en casa con materiales reutilizados o de uso cotidiano y bajo coste: desde formatos simples, como marcos para fotos y piezas de madera, hasta propuestas innovadoras y creativas, como combinaciones de tela y velcro, routers fuera de servicio y piezas de juguete.

Cuelga-llaves, útiles y decorativos

Imagen: globochem3x1minus1

Los cuelga-llaves forman parte del conjunto de artículos del hogar que combinan en partes iguales su carácter útil y funcional con el papel que desempeñan en la decoración. Ubicados por lo general en el recibidor o, en cualquier caso, cerca de la puerta principal, permiten crear bonitas imágenes y combinaciones que hacen al estilo y la personalidad de la casa.

Existen innumerables modelos y variedades de cuelga-llaves, que van desde la sobriedad de lo clásico hasta la originalidad y creatividad de los diseños más modernos. Más allá de la posibilidad de comprarlos ya hechos, a continuación se presentan varias ideas para fabricar cuelga-llaves en casa, con materiales reutilizados o de uso cotidiano y bajo precio.

  1. Cuelga-llaves en marcos para fotos

    Esta es una idea sencilla de confeccionar y permite obtener resultados muy originales, pues depende de la variedad de diseños de marcos y fondos. El concepto es simple: se toma un marco para fotos (o para cuadros, que suelen ser un poco más grandes y llamativos) y, como fondo, se coloca una plancha de material sobre el cual se puedan sujetar los ganchos donde se han de colgar las llaves.

    En los cuelga-llaves fabricados con marcos, es posible colocar uno o varios ganchos, según su tamaño y necesidades

    En función de la resistencia que se quiera dar a los ganchos, ese material puede ser madera, corcho, goma EVA, cartón, etc. La ventaja de optar por uno de estos materiales blandos es que son más económicos y fáciles de trabajar: una chincheta clavada en ellos ya constituye el gancho para la llave. Pero esta llave tiene que ser muy ligera, pues en cuanto se intente colgar un manojo con unas cuantas unidades, el gancho no lo resistirá. Según el tamaño del marco y de las necesidades de los habitantes de la casa, se puede disponer de uno o varios ganchos.

    El fondo se decora depende del gusto, a través de distintas técnicas: pintura, forrado con papel, collage, decoupage, etc. Una alternativa es no poner ningún fondo y sujetar los ganchos al propio marco, como se puede ver en esta foto.

  2. Cuelga-llaves rústicos de madera

    Si se busca un estilo más rústico y cercano a la naturaleza, la solución no puede ser más sencilla. Cualquier trozo de madera colgado en la pared y del que se sujeten los correspondientes ganchos se convierte en un cuelga-llaves. Incluso unos simples clavos o chinchetas pueden hacer las veces de ganchos, lo que le da al conjunto un aspecto todavía más rústico, aunque sin perder el encanto.

    Una variante algo más elaborada y creativa es colocar, a manera de ganchos, antiguas llaves que ya no se usen. Esto exige curvar las llaves: hay que sujetarlas firmemente con un tornillo de banco y ejercer fuerza con una pinza, hasta que su perfil se asemeje a una letra J. Luego se fijan a la madera con clavos o tornillos.

  3. Cuelga-llaves de tela y velcro

    Esta es una opción para los más aficionados al bricolaje y las manualidades. Consiste, en realidad, en un conjunto, ya que hay que confeccionar también el llavero. El cuelga-llaves es un fondo de madera, cartón, etc., recubierto de fieltro o tela, y se debe colocar una o más piezas de velcro en la parte inferior. El llavero, por su parte, debe incluir una superficie de tela que se pegue al velcro. De este modo, la llave no queda colgada sino adherida.

    La web Onelmon detalla un tutorial para crear un cuelga-llaves de este tipo con forma de casa y llaveros con caras, pero con el mismo concepto es posible crear otras variantes.

  4. Cuelga-llaves con un router

    Esta alternativa para auténticos "frikis" de la tecnología se basa en tomar un router en desuso y sujetarlo a la pared, de tal forma que los orificios donde se conectan las clavijas de los cables de red (es decir, los empleados para llevar la señal de Internet a los ordenadores) queden hacia abajo. En este caso también se trata de un conjunto, pues los llaveros deben incluir esas clavijas para poder colgarse. Este vídeo explica en un minuto cómo hacerlo.

  5. Cuelga-llaves de Lego

    No menos excéntricos que los anteriores, los cuelga-llaves fabricados con piezas de Lego también imponen un estilo en la pared del recibidor. El procedimiento es sencillo: unas cuantas piezas adheridas a la pared y otra, que encaje con las anteriores, como llavero. El diseñador alemán Felix Grauer le dio una vuelta de tuerca a este diseño y añadió la palabra "Keys" ("llaves", en inglés) al conjunto.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones