Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Disolventes para tratar o eliminar la pintura

Los disolventes, además de rebajar la viscosidad de las pinturas y funcionar como decapantes, sirven para limpiar rodillos, brochas y pinceles

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 29 agosto de 2002

Los disolventes poseen varias funciones y por eso son uno de los materiales que no faltan en un trabajo con pintura. Por un lado, permiten bajar la consistencia de pinturas y barnices. Por el otro, su abrasividad los convierte en decapantes perfectos para eliminar la pintura antigua. Este artículo presenta las características de cinco disolventes y su importancia tanto durante la tarea de pintado como después, al tener que limpiar las herramientas.

Imagen: basykes

Existen distintos productos que son muy buenos aliados para pintar una superficie, ya sea porque permiten tratar la pintura antes de aplicarla, porque funcionan como decapantes para retirar pintura antigua o para la limpieza de rodillos, brochas y demás herramientas al finalizar el trabajo. Todos ellos se agrupan bajo el nombre de disolventes. A continuación, un resumen de algunas de las sustancias más utilizadas.

1. Aguarrás

El aguarrás es quizás el disolvente más típico que todo pintor tiene a mano. Este líquido incoloro, de un olor muy característico, soluble en agua y en hidrocarburos, sirve como disolvente para pinturas en general, pero sobre todo para las oleosas y las sintéticas, así como barnices. Lo aconsejable es diluir una o dos partes de aguarrás por cada diez de pintura. Además, es un producto muy apropiado para limpiar los restos de pintura que quedan en brochas, rodillos y otras herramientas.

Estos disolventes se emplean también en la fabricación de otros productos, como aceites, abrillantadores e incluso medicamentos

Exiten dos tipos de aguarrás: vegetal y mineral. El vegetal también se llama trementina, miera o esencia de pino, porque se obtiene de la destilación de la resina de estos árboles, así como de otras especies (abetos, alerces y terebintos). El mineral, por su parte, se produce con derivados del petróleo, y en general se considera un sucedáneo del vegetal.

Además de en el mundo de la pintura, también se utiliza en la elaboración de repelentes para insectos y perfumes.

2. Acetona

La acetona comparte algunas características con el aguarrás: es un líquido incoloro, volátil, con un olor muy característico, altamente inflamable y soluble en agua. Su principal uso consiste en suprimir la pintura seca, ya que sus cualidades químicas lo convierten en un decapante estupendo.

Para aplicar este disolvente, se extiende la acetona varias veces con un trapo o con un pincel sobre la superficie de la que se desea quitar la pintura antigua. Una vez que la zona esté bien impregnada del líquido, se rasca la superficie con un cepillo de cerdas metálicas u otra herramienta que funcione como rascador.

Además de este empleo en trabajos de pintura y bricolaje, la acetona se usa en la fabricación de plásticos, fibras, medicamentos y otros productos químicos.

3. Diluyente celulósico

Esta sustancia formada por acetona y ésteres (compuestos orgánicos derivados de ácidos orgánicos e inorgánicos, como el acetato) se utiliza de forma específica para acabar con las manchas frescas de las pinturas celulósicas. Como el aguarrás, el diluyente celulósico también se puede emplear para limpiar los utensilios de pintura habituales.

4. Diluyente sintético

El diluyente sintético es incoloro, transparente y está compuesto por hidrocarburos alifáticos. Este disolvente para pinturas y barnices sintéticos tiene una función muy similar a la de los anteriores productos, puesto que también sirve tanto para mantener las herramientas limpias como para regular la viscosidad de pinturas o barnices. Para esta última tarea, las medidas aconsejables varían entre el 5 al 10 % del total.

5. Aceite de linaza

La principal utilidad de este producto es reducir la consistencia de la pintura, a la vez que aumenta su fluidez y difumina la pincelada. También sirve para ligar las pinturas oleosas. Y se utiliza como enriquecedor y abrillantador de ladrillos, baldosas de terracota y otros materiales porosos.

Este aceite es un producto natural, que se extrae de la linaza, la semilla de la planta del lino. Y además de como disolvente, tiene diversas aplicaciones en la industria cosmética y en la fabricación del linóleo.

Importancia de los disolventes

Todos estos disolventes son muy útiles cuando se afronta un trabajo de pintura, tanto durante la tarea como al final, cuando hay que limpiar las herramientas. A esta última etapa del trabajo a veces no se le presta la suficiente atención, y eso que es un paso fundamental, ya que de ello dependerá el estado de los rodillos, pinceles, brochas y demás utensilios cuando tengan que volver a emplearse.

Por eso, es necesario asegurarse de tener a mano al menos uno de estos disolventes antes de iniciar el trabajo de pintura.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto