Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Hidrojardineras, adiós al riego

Se recomienda no abusar en el llenado del depósito para evitar que las raíces de la planta se asfixien

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 23 junio de 2007

Regar una planta es una labor sencilla que requiere dedicación continua. Sin embargo, hay métodos para despreocuparse de esta tarea. Uno de ellos es el empleo de hidrojardineras para plantas de interior. Son maceteros que contienen una rejilla de separación y una tela o mechas conductoras, que se sumergen en el depósito de agua. La principal ventaja de las hidrojardineras reside en que no es necesario regar las plantas con tanta frecuencia, ya que el tejido se empapa y el agua sube al sustrato por capilaridad. Su empleo resulta útil, en especial, para quienes no se ocupan con regularidad de las plantas. Sin embargo, para usarlas de forma correcta es preciso tomar ciertas precauciones.

Cómo funcionan

La apariencia de las hidrojardineras es similar a la de un macetero. Las mayores diferencias se encuentran en el interior del recipiente. En general, incluyen un kit compuesto de una rejilla separadora -que crea el depósito de agua-, unas mechas conductoras de humedad, un tubo de llenado y otro con un respiradero que, además, es el testigo que indica el nivel de agua del depósito.

Durante los tres primeros meses, es conveniente regar de modo tradicional porque las raíces aún no están en contacto con el depósito

Estos elementos se montan y, a continuación, se añade el sustrato y se trasplanta el vegetal. Durante los tres primeros meses, es conveniente regar de modo tradicional, sin usar el sistema de la hidrojardinera. Por su longitud, las raíces de la planta aún no están en contacto con el depósito y no es posible que reciban el agua que necesitan. Una vez transcurrido este tiempo, se debe llenar el tanque a través del tubo.

Las hidrojardineras permiten que las plantas no se sequen durante al menos tres semanas, o incluso cuatro, en función de la especie y el tamaño del ejemplar. Desaparece la obligación de regarlas durante ese tiempo, aunque hay que vigilar el indicador de agua. Es conveniente que el nivel se encuentre en una posición intermedia, entre el mínimo y el máximo. Además, cada cierto tiempo es aconsejable verter en el agua de llenado del depósito una solución de abono muy diluida.

Precauciones

Antes de adquirir una hidrojardinera, es preciso conocer que no todas las plantas son aptas para cultivarse en este tipo de macetero. Los cactus y las orquídeas no lo soportarían.

Se recomienda adquirir una hidrojardinera con una superficie amplia de humectación

Siempre que sea posible, se recomienda elegir una hidrojardinera con una superficie amplia de humectación, en lugar de una única mecha conductora, que tan sólo alimenta una parte del sustrato. El indicador de llenado de depósito es otro elemento fundamental. Es aconsejable optar por una jardinera provista de un testigo visible. Sin él, es muy difícil controlar el consumo de las plantas y conocer en qué momento es necesario llenar el depósito.

Una vez que el indicador marque que el depósito se encuentra vacío, hay que esperar entre 6 y 10 días antes de llenarlo de nuevo. El principal peligro de las hidrojardineras es caer en el error de alimentarlas en exceso. Cuando esto ocurre, el mantillo que se encuentra junto a la rejilla se transforma en lodo compacto, las raíces se sumergen en él atraídas por la humedad, se asfixian y la planta se reblandece hasta pudrirse.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones