Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Integrar un pequeño gimnasio en casa

Espalderas que sirven de revistero o mancuernas para sujetar los libros son ideas que permiten habilitar un lugar donde practicar deporte

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 29 abril de 2003

Para que los útiles de gimnasia se integren en la decoración cuando no se utilizan, es posible recurrir a la imaginación. Aparatos integrales de tonificación que se guardan en un cubo, espalderas que sirven de revistero o canastas de baloncesto que se pueden utilizar como cesto para la ropa son diversas opciones. Hoy en día no es imprescindible tener que salir de casa para mantenerse en forma. Los aficionados al fitness tienen a su disposición varias opciones para montar un pequeño gimnasio en la vivienda. Cuando se carece de una habitación libre para destinarla a la actividad física, diversas posibilidades permiten que la bicicleta estática o las mancuernas convivan con los muebles y demás objetos decorativos.

Trucos para tener todo en orden

  • Usar las mancuernas como topes para libros. Si no se dispone de un sitio donde almacenarlas, estas pequeñas pesas se pueden utilizar como topes que sujeten los libros de las estanterías. Es recomendable no colocar mancuernas de mucho peso en una estantería poco sólida.

  • Si la afición por el ejercicio físico se centra en un único deporte, como el baloncesto, la canasta se puede convertir en un cesto donde guardar prendas pequeñas.

  • Integrar la bicicleta estática, la elíptica o la plataforma vibratoria en el salón o el despacho. Este tipo de máquinas son las preferidas de los aficionados al fitness en el hogar. Su inconveniente es que, dadas sus dimensiones, cuando se dejan de utilizar terminan arrinconadas en sótanos, trasteros o terrazas. Se puede optar por ubicarlas en una zona de estudio, lectura, televisión o lugar donde se escuche música, ya que son actividades que se pueden realizar de forma simultánea al ejercicio físico.

  • Espalderas como elemento decorativo y funcional en las paredes. Las vigas, esquinas o zonas de pasillo poco transitadas y con escasas posibilidades decorativas permiten la instalación de una espaldera que, a su vez, puede utilizarse como colgador de paraguas, mochilas o improvisado revistero.

  • Una mesa de ping-pong es una opción muy válida como mesa de comedor.

Propuestas decorativas

Sin necesidad de disponer de mucho espacio, acondicionar un lugar donde practicar deporte en casa depende del modo en que se integren las máquinas de mayor tamaño. Cada vez más firmas diseñan aparatos específicos para instalar en el hogar. Son modelos de líneas más decorativas, que se adaptan a diversos ambientes. Una opción cada vez más recurrente son los equipos versátiles que permiten realizar más de 200 ejercicios diferentes con una misma máquina y destacan por una estética compacta y ligera. Algo tan simple y fácil de integrar en cualquier rincón como pequeña mesa auxiliar es un cubo, que se transforma en una completa máquina de tonificación con la que realizar hasta 30 ejercicios distintos.

Algunas máquinas de estética compacta y ligera permiten realizar más de 200 ejercicios

Los aficionados al pilates y los estiramientos sólo tienen que elegir un balón “medicinal” de un color que combine con la decoración del salón, para aunar ejercicio y estilo. Para los más exquisitos, el mercado pone a su disposición desde cintas para andar con pantallas de televisión y conexión a iPod, hasta máquinas cubiertas con pan de oro, para dar un toque sofisticado a un dormitorio o un salón.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones