Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

La madreperla, un ejemplar de grandes y variegadas hojas

Existen cerca de 400 especies vivaces o anuales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 29 julio de 2004
La madreperla es una bella planta variegada oriunda de las de regiones tropicales; entre sus cerca de 400 especies abarca variedades anuales y vivaces. Puede llegar a medir hasta 35 centímetros de alto y sus hojas son opuestas, ovaladas y, en función de la especie, se aprecian diferentes tonos de verde jaspeado de plata o bronce. Sus flores son insignificantes, es el colorido de sus grandes hojas lo más interesante de estos ejemplares.

Esta planta, perteneciente a la especie de las urticáceas, es originaria de las zonas tropicales de Asia (hay variedades procedentes de Indochina como la Pilea cadierei y otras originarias de Vietnam como la Pilea involucrata).

De sencillo nombre botánico (Pilea), esta planta posee un bello sobrenombre popular, acorde con la enormidad de sus hojas multicolores. Se encuentra cómoda en climas donde las temperaturas son suaves durante todo el año y sobre suelos compuestos a base de turba y mantillo.

Resulta sumamente importante mantener la madreperla en lugares resguardados de corrientes de aire, porque si a ellas le unimos un exceso de riego puede provocar que la planta pierda sus hojas. También es necesario trasplantarla a comienzos de la primavera y abonarla con extractos de algas.

Respecto a sus necesidades de riego, deberemos proporcionárselo en pequeñas dosis (2-3 veces por semana), pero frecuentemente, sobre todo en verano, para evitar que la transpiración de sus grandes hojas deje sin el líquido elemento al ejemplar y se seque. En invierno será necesario disminuir tanto la cantidad de agua como la cadencia de los riegos. Generalmente hay que mantener la tierra fresca pero no empapada.

Sus variegadas hojas requieren de luminosidad, pero sin una exposición directa al sol que las haga perder el verdoso colorido que las caracteriza. Cuando la incidencia de los rayos es menor, para que las hojas no se vuelvan blanquecinas, si que es necesario colocar las madreperlas a pleno sol para poder mantener su intensidad y su gama cromática.

Etiquetas:

hoja madreperla Planta

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto