Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

La técnica del tampantojo

Esta técnica consiste en imitar la realidad con la pintura

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 28 mayo de 2002
Esta técnica ha sido muy utilizada a lo largo de la historia en distintos periodos artísticos. Su nombre en castellano proviene de la contracción "trampa al ojo", y es que básicamente en eso consiste.

Se trata de engañar al ojo, pintando una superficie tratando de que parezca otra cosa. Se suelen pintar distintos objetos sobre superficies lisas para que de la sensación de que están allí.

Esta técnica está casi reservada a los profesionales de bellas artes, ya que se trata de dibujar un objeto con tal realismo que parezca que en realidad se encuentra donde sólo está pintado. Muchos ejemplos de esto los podemos contemplar en nuestras ciudades, hace tiempo se puso de moda decorar las fachadas de los edificios con dibujos artísticos, consiguiendo un efecto relajante y estéticamente bello.

Pero nosotros también podemos intentar emplear esta técnica para nuestras labores caseras de decoración, aquí te damos una serie de pasos para que utilices la técnica del tampantojo en el embellecimiento de una puerta.

El trabajo que te proponemos consiste en aparentar que una puerta lisa consta de múltiples paños y molduras.

-Primero, pintaremos la puerta con esmalte sintético en verde claro y lo dejaremos secar de 12 a 14 horas.

- Con un lápiz trazaremos a continuación los dibujos que vayamos a pintar en la puerta. En este caso te sugerimos que dibujes paños y molduras para aparentar un estilo rústico.

-Prepararemos una veladura con esmalte varios tonos más oscuro rebajado con esencia de trementina.

-Esta veladura se aplica sobre la puerta y se peina a continuación con una brocha de vetear. Para que la imitación se acerque a la realidad es importante que el peinado se realice en la dirección que tendrían las vetas si los adornos que estamos dibujando existieran en la realidad.

-Pasaremos a preparar las molduras ficticias. Las dibujaremos también con un pincel muy fino y en verde oscuro y claro, dependiendo de los relieves.

Es importante la utilización de los distintos tonos del color para dar realismo a la pintura.

A pesar de la dificultad de esta tarea es posible su realización con un poco de paciencia y pericia. El efecto que se consigue es muy atractivo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones