Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Localizar una avería en la instalación eléctrica

Los fallos más comunes se registran en un enchufe, en un punto de luz o en el mecanismo de algún aparato

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 29 enero de 2002
Imagen: Angela Redondo

Un correcto funcionamiento de la red eléctrica depende, en buena parte, del mantenimiento de la instalación. A pesar de ello, en ocasiones es posible que se produzcan averías. Localizar el fallo ayuda a evitarlo de nuevo. Asimismo, la gravedad de la avería determina cuándo es necesaria la intervención de un profesional para reparar los mecanismos afectados. No conviene correr riesgos.

Los fallos en la instalación pueden deberse a un mal funcionamiento de los aparatos conectados, una avería en el sistema de alimentación o un cortocircuito, entre otras causas. Para concretarlo, es fundamental recordar qué aparatos estaban en funcionamiento en el momento de producirse la avería, si el corte del suministro se registró al pulsar un interruptor o si fue simultáneo a la puesta en marcha de un electrodoméstico. Si se recrea la situación inmediatamente anterior a la avería, será más sencillo descubrir su origen.

Electrodomésticos. Si durante el uso de algún aparato eléctrico éste deje de funcionar, lo habitual es que se deba a un fallo en el mecanismo interno, en el cordón o en la clavija de contacto con la red. En este último caso, es probable que la avería provoque la desconexión del interruptor general, por lo que antes de conectarlo hay que desenchufar el electrodoméstico en cuestión y comprobar si, al ponerlo en marcha, la corriente se pierde de nuevo.

Luces. Puede ocurrir que el defecto afecte a un punto de luz o a todo el circuito de iluminación. En el primer caso, es posible que el fallo se localice en el contacto del interruptor con la red o en la bombilla, ya que éstas tienen un tiempo de duración determinado. En el segundo caso, una bajada general de la tensión provoca que todas las luces se apaguen o disminuya su grado de iluminación.

Enchufes. Un destornillador buscapolos confirma la existencia de corriente en los enchufes. Su funcionamiento es sencillo: se introduce en uno de los alveolos del enchufe y, si al tocar el hilo fase éste tiene tensión, se ilumina una luz ubicada en la parte superior del buscapolos.

Otros motivos de avería son la desconexión del interruptor general -el pulsador se encuentra bajado o en posición de apagado- por sobrecarga o cortocircuito y problemas en la compañía suministradora, lo que a menudo provoca el corte general de la corriente en todo el edificio.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones