Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Remedios contra el pulgón

Es el insecto más común y uno de los más dañinos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 12 julio de 2001

El pulgón

Una de las plagas que más afectan a las plantas es el pulgón, un insecto que ataca sobre todo a partir de la primavera. Existen cuatro tipos de pulgones: verde, negro, gris y naranja.

Es importante eliminar el pulgón de las plantas ya que absorbe la savia de los nuevos brotes e impide el crecimiento normal de las mismas. Además, los pulgones segregan una sustancia pegajosa que atrae mohos y transmite enfermedades víricas a las plantas y flores, unas enfermedades que se extienden con mucha facilidad y rapidez. Para erradicarlo, se deben frotar las hojas afectadas con las yemas de los dedos, si no hay demasiados. También se puede aplicar, a la vez, un jabón insecticida o de potasio. Si la plaga es intensa, la opción más aconsejable consiste en consultar al encargado de la floristería o a un experto en jardinería y solicitarle un insecticida apropiado para este tipo de casos.

La arañuela roja

Estos insectos son ácaros como pequeñas arañas de 0,5 milímetros de longitud, cuyo tamaño y color varían de acuerdo a la especie de que se trate.

Normalmente atacan en el envés de las hojas, observándose tanto insectos adultos como jóvenes y huevos, con la presencia de tela de araña que llega a envolver el órgano. Las arañuelas rojas perforan la epidermis de las hojas u otros órganos tiernos de la planta, chupando su savia. Además, provocan detención del crecimiento, deformación de los órganos atacados, agallas, amarillamiento o clorosis y moteado de las hojas.

Para evitar que este tipo de insecto produzca daños graves en las plantas, es conveniente pulverizar con un insecticida adecuado en intervalos de siete a diez días.

Las hormigas

Para ahuyentar a las hormigas se puede poner en práctica un sencillo y efectivo truco, que consiste en colocar esponjas pequeñas empapadas en agua azucarada en el punto en el que estén localizadas. Antes de repetir la operación, y con cierta frecuencia, es aconsejable recoger las esponjas y sumergirlas en agua hirviendo.

Si se tienen localizados los hormigueros con verter un par de litros de agua hirviendo por las aberturas será suficiente. Sigue estos consejos prácticos, las hormigas desaparecerán del paisaje del jardín.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones