Utilizar correctamente el cemento rápido

La aplicación debe ser instantánea para evitar que el producto fragüe antes de terminar la reparación
Por mediatrader 13 de febrero de 2006
Img obras
Imagen: William Hoiles

El cemento rápido se emplea en trabajos de albañilería que requieren rapidez. El tiempo de fraguado puede ser inferior a media hora, por lo que la mayoría de las veces se utiliza para reparaciones urgentes o sencillas: un escape de agua en una tubería, fijar revestimientos en la pared, tapar agujeros o rellenar rozas.

El tiempo de fraguado puede ser inferior a media hora, por lo que se utiliza para reparaciones urgentes o sencillas

El fraguado es el tiempo que transcurre desde que el cemento se amasa con agua hasta que comienza a endurecerse. Lo habitual es que este proceso dure pocas horas. Sin embargo, en el caso del cemento rápido el fraguado se acelera, lo que obliga a trabajar con agilidad.

Una solución para no malgastar producto es calcular bien la cantidad de cemento que se necesita o realizar la mezcla con agua en un recipiente pequeño. Además, el cemento rápido se tiene que verter poco a poco y conviene removerlo casi de manera constante para que mantenga un espesor y textura adecuados.

En cuanto a sus aplicaciones, el cemento rápido se puede emplear tanto en interiores como exteriores, siempre que las superficies sobre las que se aplique estén limpias. Asimismo, responde bien en seco o húmedo, sobre plástico, hierro o madera, si bien a la hora de emplearlo hay que seguir las instrucciones de uso del fabricante.

Consejos de utilización

A pesar de que el cemento rápido se suele emplear en pequeñas cantidades, el Instituto Español del Cemento y sus Aplicaciones (IECA) establece una serie de precauciones que se deben tomar durante la manipulación de este producto. En concreto, recomienda evitar la formación de nubes de polvo y utilizar una mascarilla ante la posibilidad de inhalación.

Hay que evitar la formación de nubes de polvo y utilizar una mascarilla ante la posibilidad de inhalación

Otras normas de seguridad afectan al uso de guantes o gafas, para evitar el contacto directo con el cemento o la proyección sobre los ojos. Tampoco es conveniente mezclar diferentes tipos de cemento, ya que las características y el comportamiento de cada uno pueden influir negativamente en el fraguado o afectar al resultado del trabajo.