Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo afrontar un gasto imprevisto

Es imprescindible tener un fondo de emergencia para hacer frente a gastos inesperados, además de seguir hábitos como no abusar de las tarjetas o evitar compras superfluas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 14 junio de 2013

El coche se avería, se rompe una tubería o es el momento de cambiar un grifo, hay que hacer un regalo para un cumpleaños, comprar medicinas, etc. Los imprevistos, más o menos graves, aparecen todos los meses, y el 40% de los hogares españoles no tiene capacidad para afrontarlos, según la encuesta de Condiciones de Vida publicada por el INE para el año 2012. Aun en coyunturas como la actual, como se indica en las siguientes líneas, es imprescindible contar con un fondo de emergencia, según aseguran los expertos. Y este debe ser de entre el 5% o el 10% del total del salario. Además, conviene comprar al contado o evitar tener varias cuentas bancarias.

Fondo de emergencia, la mejor opción

Imagen: Miroslav Sáricka
En época de crisis, hay que concienciarse de que cualquier capricho o gasto superfluo puede hacer estallar la economía doméstica, si de improviso surge un pago con el que no se contaba. Y estos surgen más veces de lo deseado, se presentan casi a diario: compra de material escolar, un regalo, la rotura y obligada reposición de un cristal, etc. Como recomiendan los expertos, para estos casos convendría tener un "colchón", aunque no parece tarea fácil. De hecho, en 2011, el 35,9% de los hogares españoles no podía hacer frente a imprevistos y en 2012 el porcentaje subió al 40%. Las encuestas de Condiciones de Vida que hace cada año el INE (Instituto Nacional de Estadística) revelan que hay serias dificultades para encajar con solvencia un desembolso inesperado.

En 2012, el 40% de los hogares no tenía capacidad para afrontar gastos inesperados

Cuando se avería el coche o hay que pagar un recibo que no se preveía, en caso de no tener liquidez, lo habitual es recurrir a la tarjeta de crédito o, en los casos de mayor necesidad, a solicitar un crédito personal. Son las peores soluciones. Lo idóneo es tener dinero ahorrado para emergencias, una reserva compuesta por el 5% o el 10% del total del sueldo. Así pues, para vivir, se debería contar con los ingresos menos los gastos fijos y menos el 5% o 10% dedicado a imprevistos. Lo que reste es lo que se tendría para la comida, el ocio o los caprichos.

Otras medidas para hacer frente a gastos inesperados

Pero para las personas que viven casi al día, ya sea por falta de previsión u obligados por las actuales circunstancias (ya han tenido que recurrir a sus ahorros), la solución pasa de manera obligada por controlar más los gastos y aumentar los ingresos.

Si no se cuenta con un fondo de emergencia y se necesita liquidez, ¿qué hacer? Hay otras medidas útiles para intentar afrontar un gasto que no se esperaba:

  1. Conseguir ahorrar, al pagar en efectivo

    Pagar en efectivo, sin recurrir a las tarjetas, permite controlar mejor cuánto y en qué se gasta. Y en cientos de ocasiones, son gastos innecesarios y de poca cantidad, pero que sumados son muchos euros. Si se llevan 50 euros en la cartera y al llegar a casa quedan 10, es más fácil darse cuenta de que ha habido desembolsos innecesarios que si se abona con tarjeta.

    En algunos establecimientos, además, benefician a quien paga en efectivo frente a quienes emplean las tarjetas.

  2. No dejarse seducir por precios muy rebajados

    Al final, son innumerables las ocasiones en que se adquieren productos o artículos que nunca llegan a usarse o solo se utilizan en contadas ocasiones. Por lo general, todas las tiendas realizan ofertas de temporada varias veces al año, por lo que si se desaprovecha una oportunidad, seguro que habrá otras. Hay que dejar de comprar por comprar sin racionalizar los gastos.

  3. Suprimir alguna cuenta bancaria

    Si las cuentas bancarias no están exentas de desembolsos, al final son una carga económica muy importante. La suma de los gastos de gestión, más las comisiones que se apliquen, puede dar como resultado una cifra astronómica.

  4. Rebajar el número de tarjetas de crédito y débito

    Por las mismas razones que en el caso anterior, los gastos de mantenimiento y las comisiones de las tarjetas (que a veces ni siquiera se utilizan) pueden restar muchos euros al año, un dinero que se puede necesitar cuando uno menos lo espera. En caso de tener que prescindir de una tarjeta, conviene deshacerse de las que menos prestaciones ofrezcan o de las que se empleen menos.

  5. Revisar todos los informes que envía el banco

    Conviene perder algo de tiempo en leer todos los documentos que envía la entidad bancaria y cerciorarse de que no se haya cometido ninguna equivocación, o se haya cobrado alguna comisión de más cuya exención se hubiera pactado. Los errores más frecuentes a los que se tienen que enfrentar los clientes de los bancos son el cobro de comisiones indebidas por la apertura o cancelación de cuentas; la recepción de tarjetas no solicitadas, por las que después hay que pagar; o los redondeos al alza en los préstamos. Estos errores reportan a las entidades muchos euros, los mismos que pierden sus clientes.

  6. Evitar recargos en las facturas

    Es una mala época para ser puntual en los pagos, y hay quien decide retrasar el abono de algunas de sus facturas hasta que disponga de liquidez. Pero, aunque parezcan importes pequeños, si se suman los recargos de los recibos que no se han pagado a tiempo, la cifra puede llegar a ser elevada. Es preferible no retrasarse y contar con esos euros de más que desaparecen al abonar con recargo.

  7. Leer la letra pequeña de los contratos

    Saber cuánto costará en realidad una línea de teléfono móvil, disponer de más canales de televisión en casa o tener un seguro médico es esencial para no gastar de más. En numerosas ocasiones, los precios bajos se mantienen unos pocos meses, para después ir subiendo. Antes de contratar cualquier servicio, hay que leer con detenimiento todos y cada uno de los puntos, preguntar a la persona que vende el servicio o producto todas las dudas, etc., de modo que quede por completo claro cuánto se pagará cada mes y si habrá después subidas.

  8. RSS. Sigue informado

    Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones