Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Revisión del plan de pensiones

Aunque la fiscalidad es uno de los principales incentivos que pueden motivar la contratación de un plan de pensiones, hay que analizar cuidadosamente el perfil de inversión y la aversión al riesgo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 15 diciembre de 2006

A falta de poco más de un mes para que concluya el año, conviene revisar las inversiones y llevar a cabo las operaciones necesarias para pagar menos en la próxima Declaración de la Renta. Los planes de pensiones son uno de los principales productos financieros que permite a los contribuyentes rebajar su factura fiscal. Desde que se crearon en 1998, se han abierto más de 7 millones de cuentas de partícipes de planes de pensiones. Su patrimonio alcanza ya los 45.000 millones de euros. Es en esta época, en la recta final del año, cuando las entidades financieras se vuelcan en campañas para captar nuevos clientes. Para ello, no dudan en ofrecer atractivos regalos que, al final, pueden salir muy caros al partícipe si no elige el producto adecuado. Si tiene previsto abrir en los próximos días un plan de pensiones, conviene tener en cuenta una serie de consejos y advertencias antes de tomar una decisión.

¿Cómo funciona?

/imgs/2006/12/pensionistasd.jpg

Invertir en un plan de pensiones va ganando año tras año adeptos en España. Su esencia, ahorrar de cara a la jubilación, y sus incentivos fiscales han convertido a estos productos en uno de los mejores instrumentos privados de previsión. Destinar una parte del ahorro a un plan de pensiones es una necesidad ineludible para quien quiera asegurarse una jubilación sin estrecheces. Ni siquiera las últimas propuestas del Gobierno de limitar las jubilaciones anticipadas y alargar la vida laboral, restan atractivo a este producto. Según María Ángeles Garralda, directora de Vida y Pensiones de Aviva, el plan de pensiones “es uno de los mejores instrumentos para complementar la pensión pública”.

En la actualidad, existen en España más de siete millones de clientes de planes de pensiones. En la actualidad, existen en España más de siete millones de clientes de planes de pensiones El dinero total invertido en estos productos alcanzaba los 45.753 millones de euros a cierre de octubre de 2006. Un 20% del total se gestionan en EPSV, entidades de previsión social voluntaria (modalidad de planes de pensiones que se comercializa únicamente en País Vasco).

Hoy en día, las entidades financieras (bancos, cajas de ahorros y aseguradoras) comercializan más de 900 planes de pensiones distintos. Estos productos permiten ir acumulando un capital que podrá rescatarse- obtenerse- cuando su titular se jubile o en situaciones especiales como paro de larga duración, invalidez o fallecimiento (en este último caso, el ahorro acumulado lo heredarían los beneficiarios del plan). Por lo tanto, se trata de un producto que se suele contratar con vistas a largo plazo, en el que los partícipes realizarán aportaciones al plan durante muchos tiempo, por lo general más de diez años. Durante todo el periodo en el que se mantenga abierto el plan de pensiones, el producto irá variando su capital, en función del comportamiento que tengan los activos en los que invierte. El plan puede invertir en renta variable (en Bolsa), en renta fija o en ambos tipos de activos. “Las múltiples posibilidades que ofrece el mercado hacen aconsejable ir variando las inversiones en planes de pensiones, en función del tiempo que le quede al partícipe hasta su jubilación. Lo lógico es ir desde posiciones más agresivas hacia posiciones más conservadoras, de manera que reduce su perfil de riesgo a medida que se aproxima la fecha de rescate”, afirma Javier de Antonio, director de productos de inversión de ING Direct.

¿Qué ventajas fiscales se pueden obtener?
Invertir en un plan de pensiones con la intención de reducir el pago de impuestos es uno de los principales atractivos de este producto financiero. Las aportaciones a los planes de pensiones pueden deducirse de la base imponible del IRPF, pero siempre hasta un determinado límite, que depende tanto de los rendimientos netos del trabajo del contribuyente como de su edad. “Las aportaciones a planes de pensiones producen ahorro fiscal en el ejercicio en el que se realizan. Teniendo en cuenta que el IRPF es un impuesto progresivo, el ahorro fiscal estará en función de dicha base imponible, pudiendo llegar a ser del 45% de las aportaciones”, explica José María Leys Mayán, abogado de Ernst & Young.

Las aportaciones reducen la base imponible del IRPF. Así, puede obtenerse un ahorro fiscal de hasta un 45% y hasta un 44% en Navarra (según la legislación vigente en enero del 2006). Todas las personas de hasta 52 años pueden deducirse hasta 8.000 euros de las aportaciones. En el caso de los mayores de 52 años, la cuantía de las aportaciones que se pueden deducir aumenta en 1.250 euros por cada año que exceda de 52, con un tope a partir de los 65 años de 24.250 euros. Además, los contribuyentes cuyo cónyuge o pareja de hecho obtenga rendimientos inferiores a 8.000 euros anuales, podrán reducir en la base imponible del IRPF las aportaciones realizadas a EPSV de las que sea socio dicho cónyuge o pareja de hecho, con el límite máximo de 2.000 euros en Álava y Guipúzcoa y de 2.404,05 euros en Vizcaya. Por su parte, en Navarra, los partícipes de hasta 52 años pueden deducirse hasta 7.212.15 euros de las aportaciones. El límite máximo deducible se sitúa en 15.025,30 euros, para los mayores de 65 años.

A partir de 2007, la nueva reforma fiscal cambia algunas de las actuales peculiaridades tributarias de estos productos. Por ejemplo, la reforma prevé aumentar las aportaciones anuales máximas deducibles hasta los 10.000 euros para los particulares menores de 50 años. A partir de esta edad, el tope máximo será de 12.500 euros anuales. En cualquier caso, las aportaciones máximas no podrán superar el 30% de las rentas activas del contribuyentes, es decir, las derivadas del trabajo o actividades empresariales. Este porcentaje se eleva hasta el 50% para los mayores de 50 años.

En cuanto al cobro, la próxima ley del IRPF eliminará la reducción del 40% si se cobra el plan en forma de capital, es decir, todo de una vez.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones