Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Independencia económica y educación, claves para luchar contra la violencia doméstica

En España, el maltrato a mujeres con estudios universitarios es menor que en el resto de los grupos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 31 marzo de 2002

"Yo no me considero tonta y me ha pasado. Ninguna mujer está inmunizada". Elena Stoyanova, búlgara residente en España desde hace una década, 31 años, con estudios superiores, dominio de varios idiomas y experiencia como intérprete y traductora, aporta en su libro "Diario del miedo" el testimonio en primera persona del infierno del maltrato conyugal y representa, como tantas otras, la evidencia de que la sinrazón no entiende de clases sociales ni niveles de renta.

Aún así, cuanto más instruida y, sobre todo, cuanto más autosuficiente en el plano económico sea una mujer, más posibilidades tiene de salir con bien de este trago amargo; le es más fácil diagnosticar su problema y, sobre todo, es más libre de romper ataduras con el maltratador, sabedora de que se basta a sí misma para mantenerse.

A esta tesis se suman los autores del "Informe España 2002, una interpretación de la realidad social", de la Fundación Encuentros, a la luz de las estadísticas. "La educación es la variable que más modifica las actitudes y que tiene un papel más importante en la transformación del papel de la mujer, tanto en la esfera pública como privada", subrayan.

En España, el maltrato entre las mujeres con estudios universitarios (8,9%) es significativamente menor que en el resto de los grupos. Su incidencia aumenta en relación inversa al nivel educativo de la víctima, de suerte que afecta al 11,4% de las que han cursado estudios de bachiller superior o equivalente, al 13,4% de las que se quedaron en el bachiller elemental, y aún más, el 13,6% a las carentes de estudios o que cuentan con titulación primaria, según los datos del 2000 del Instituto de la Mujer.

Junto a este factor, otro destaca como elemento agravante o atenuante, según los casos, de la violencia de género. La dependencia económica de la mujer de los ingresos que aporta al hogar su pareja se convierte a menudo, a decir de los expertos, en una losa adicional a la espiral de miedo, angustia y pérdida total de autoestima en que se sumen las víctimas.

Relaciones desiguales

Carecer de trabajo o de recursos propios favorece unas relaciones desiguales entre los dos miembros de la pareja, de suerte que la dependencia económica "es la verdadera cárcel de muchas mujeres maltratadas", concluye el Informe, y supone un impedimento a la hora de recurrir a la separación y el divorcio para finiquitar una relación envenenada.

En porcentajes, la violencia doméstica se ceba con las mujeres dedicadas al hogar y la familia, que ofrecen una media del 61% de las maltratadas, frente al 30,8% de las ocupadas fuera del hogar, o el 8,1% que suman las paradas que buscan o no buscan trabajo.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto