Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Médicos estadounidenses implantan una prótesis en la cara de un hombre

El paciente perdió parte de su rostro debido a una extraña infección provocada por un hongo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 febrero de 2002
Por primera vez en casi dos años, Mark Tatum entró a cenar a un restaurante sin que nadie se espantase a su paso. La avanzada prótesis que los médicos de la Universidad de Louisville (Kentucky) le han injertado resulta tan natural que "hasta mi nieta de dos años me ve sin asustarse", contó satisfecho el hombre.

Fue en febrero del año 2000 cuando los médicos diagnosticaron a este guardia de seguridad de 45 años "murcormycosis", una extraña infección provocada por un hongo que se encuentra comúnmente en la tierra, el polvo, el pan o comida putrefacta. A gran velocidad, el hongo se extendió por los vasos sanguíneos de la cara bloqueando el flujo de sangre hacia la nariz, la boca y finalmente el cerebro.

Los médicos le dieron sólo dos alternativas: quedarse en el hospital hasta que muriese o someterse a una delicada operación para extirparle los órganos de la cara y casi todo el rostro. Sin ojos ni boca, alimentado por un tubo, y medio paralizado por los pequeños infartos cerebrales que sufrió tras la operación, Tatum volvió a su hogar donde se recluyó sin querer que nadie lo viese.

Vuelve a la vida

El laborioso proceso de la prótesis facial que le ha devuelto a la vida comenzó con la construcción de un paladar en la parte superior de lo que fuese su boca. Con la ayuda de fotografías, los médicos construyeron una cara de silicona que han recubierto con un tono parecido al de su piel, coronada con ojos de cristal que no parpadean y cejas hechas con injertos de su propio cabello. "Me siento maravilloso", declaró el hombre ilusionado, "hasta guapo".

Su familia asegura que la máscara implantada le ha devuelto las ganas de vivir. Tatum, que debe al hospital cientos de miles de dólares por el trabajo, estudia el método "braille" para leer y un programa informático que responde a órdenes de voz, con el que planea reincorporarse al mundo laboral, ahora en el campo de la informática.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones