Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Daños por apagones

Desde 2004 las empresas suministradoras de electricidad están obligadas a pagar indemnizaciones por apagones

Tres horas después de producirse el último gran apagón en nuestro país, concretamente en Barcelona y las zonas del Baix Llobregat, todavía hay transportes públicos, hospitales, comercios y empresas que no funcionan con normalidad. En esta ocasión, la razón por la que 350.000 ciudadanos se han visto privados de electricidad es la caída de un cable de alta tensión, propiedad de Red Eléctrica Española, afectando en cadena a cinco subcentrales eléctricas. Aunque se prevé que a lo largo del día todos los servicios funcionen con normalidad en la capital catalana, los daños causados se estiman numerosos: semáforos que no funcionan, comida estropeada en los frigoríficos, averías en ordenadores, fallos en los sistemas de telefonía, etc. No obstante, hay que tener en cuenta que el Ayuntamiento de Barcelona ha activado el Plan de Emergencias Municipal, por el que se refuerzan los servicios de bomberos de la ciudad. Además, desde el año 2004 la Ley ampara al consumidor en estas situaciones para que reciba de la compañía eléctrica las indemnizaciones que le corresponden. Unos derechos que debemos ejercer siempre que se produzcan los temidos apagones.

Cuando se va la luz

Según la legislación actual, si como consecuencia de un apagón se estropea algún aparato electrónico o la comida guardada en el congelador, se pueden reclamar los daños a la compañía suministradora de electricidad siempre que se pruebe que las pérdidas y perjuicios han sido ocasionados por esta razón. Desde 2004 las empresas proveedoras de electricidad deben indemnizar a sus clientes con descuentos en la factura por los cortes de suministro, pues no debemos olvidar que por ley las compañías eléctricas están obligadas a ofrecer un servicio regular y con un mínimo de calidad.

En caso de verse obligado a reclamar, el primer paso que debe dar el afectado es escribir una carta al servicio de atención al cliente de su compañía eléctrica contándole lo sucedido, según aconseja la Organización de Consumidores y Usuarios. Si no atienden su petición de forma adecuada, el siguiente paso sería reclamar ante el órgano competente de energía de la comunidad autónoma correspondiente, puesto que es una materia transferida. Otro camino que se puede elegir es reclamar a través de una asociación de consumidores, que puede dar más fuerza a su petición.

El comportamiento de las compañías eléctricas depende de su buena voluntad. Estas empresas pueden eludir su responsabilidad por causas de fuerza mayor. Sólo responden cuando la responsabilidad del apagón es suya. La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) constata que la conducta de estas compañías es normalmente adecuada. “El talante de Endesa -la empresa con la que más veces han tratado- es positivo. Casi todas las reclamaciones que hemos cursado, previa comprobación de que pudieran ser ciertas, son aceptadas por parte de la compañía eléctrica y abonan la reparación o el canje de lo estropeado”, explican.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones