Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Estrategias de ahorro en la factura del gas: alternativas a las estimaciones

La última fórmula para abonar solo el consumo real de gas consiste en fotografiar el contador desde el móvil y enviar la foto por correo electrónico a la compañía

La última tendencia para facilitar la lectura del contador de gas, y así evitar estimaciones de consumo, se basa en hacer una foto que recoja la métrica del contador y, más tarde, hacerla llegar a la compañía suministradora por correo electrónico a una dirección habilitada por la misma. En el siguiente artículo se desgranan esta y otras fórmulas para evitar las facturas estimadas del gas, que pueden dañar las estrategias de ahorro de los consumidores.

Facilitar la lectura del contador del gas

Imagen: markhillary
Conocer si las facturas de las principales energías son o no estimadas, cada cuánto tiempo se hace la estimación y en base a qué son algunas de las cuestiones que se plantean numerosos usuarios en el momento de obtener y tener que abonar sus recibos. Para solucionar este problema, se desarrollan nuevas fórmulas.

La más novedosa para plasmar el consumo en los hogares ha llegado a los recibos de gas: consiste en fotografiar el contador desde el móvil y enviarla por correo electrónico a la empresa distribuidora de la energía, sin tener que recurrir a las estimaciones de consumo. Así solo se pagará por el consumo real de gas.

Si los operarios no pueden acceder al contador, la factura refleja una estimación, que puede ser distinta al consumo real

No en vano, no todos los usuarios están de manera permanente en sus domicilios (por trabajo, viajes, ocio o cualquier circunstancia) para que los operarios puedan realizar la lectura del contador de gas. Pero, en estos casos, se puede lograr que estos trabajadores recojan el consumo real de la energía en su visita al domicilio, si se deja en la puerta de la casa un papel en donde quede reflejado este dato con toda claridad. Las empresas suministradoras suelen enviar una notificación previa a la comunidad de vecinos en la que se publica la fecha de la visita de los inspectores.

Sin esta lectura, la factura reflejará una estimación, que puede ser diferente al consumo real. Si los valores cobrados son inferiores o superiores al efectuado, cuando la compañía disponga de un recibo real, se le cobrará el gasto exacto en una única factura.

Para proporcionar la lectura real, el usuario debe facilitar a la suministradora de la energía el Documento Nacional de Identidad del titular o bien el número CUPS (código universal del punto de suministro) que se compone de 22 caracteres (en cifras o letras), empezando por ES, y el valor de la lectura, a ser posible, 15 días antes del día del mes en que se suele recibir la factura del gas.

La desviación de una factura estimada se corrige de modo automático en el siguiente recibo que refleje el consumo real

El valor de la lectura que se ha de proporcionar corresponde a los números situados a la izquierda de la coma, que están ubicados en el contador y cuya visibilidad está al alcance de todos los usuarios.

Formas de facilitar la lectura real del gas

Hay tres maneras de facilitar la lectura real del contador de gas, cualquiera de ellas válidas y que se pueden aplicar en función de la disponibilidad de los usuarios:

  1. Llamar por teléfono a la compañía, que está disponible a cualquier hora del día. Es una opción que se puede formalizar en cualquier momento, y no necesita más requerimientos.

  2. Visitar la página web de la empresa contratada para generar este servicio. En ella se indica qué pasos seguir para dar el dato sobre la lectura real del contador.

  3. Enviar una foto de la métrica del contador al correo electrónico de la compañía, utilizando el "serviciofotocontador". La foto se puede realizar desde el propio móvil del usuario y, después, mandarla al correo de la empresa.

¿Factura real o estimada?

Antes de establecer qué modalidad interesa más a cada usuario, es necesario aclarar que la factura estimada no es definitiva. Su desviación puede ser tanto al alza como a la baja y, en todo caso, se corrige de manera automática en el siguiente recibo real, que será la que determine el consumo.

A quienes hayan empezado a aplicar estrategias de ahorro en el consumo del gas, les conviene más la factura de lectura real

Quienes estén aplicando estrategias de ahorro en el consumo de estas energías en los últimos meses, deberían decantarse por una lectura real y no basada en estimaciones. El motivo es bien sencillo: estas estimaciones están basadas en consumos anteriores y, al estar practicando nuevas políticas de ahorro, con toda probabilidad no reflejarán el cambio en los nuevos hábitos de consumo. Como consecuencia, de aplicarse la factura por estimación, tendrán que pagar más dinero, aunque el error se corrija en la siguiente factura.

Si se opta por una factura real, el usuario conseguirá que el recibo interprete de modo correcto el consumo realizado, sin tener que adelantar dinero por estimaciones.

Servicios desde el móvil

Las gestiones en el consumo de gas natural -y también en la electricidad- se pueden realizar desde el móvil. Para ello, basta con descargar las aplicaciones gratuitas para dispositivos móviles que contemplan ya buen número de empresas comercializadoras de esta energía doméstica.

A través de esta herramienta se puede consultar y ver facturas, actualizar los datos y realizar solicitudes en otro tipo de gestiones.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones