Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Hogar Conectado a Internet

Una iniciativa que persigue disminuir la brecha tecnológica e incrementar la capacidad de los trabajadores en el manejo de las tecnologías de la información.

img_ordenadorp 2

Muchas personas pueden verse favorecidas por una nueva iniciativa desarrollada por la Fundación para el Desarrollo Infotecnológico de Empresas y Sociedad de sus empresas: la adquisición del programa Hogar Contectado a Internet (HCI). Los Programas HCI son un conjunto de iniciativas que impulsa la Administración Pública junto a empresas del sector informático y de las telecomunicaciones para el desarrollo de la Sociedad de la Información en España. Estos programas, dirigidos a empresas y a sus empleados, pretenden dotar a los trabajadores de un equipamiento informático con conexión a Internet para su uso personal en el hogar, con el fin de ayudarles a utilizar correctamente las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Así, las organizaciones que implantan este programa pueden facilitar a sus empleados la adquisición de ordenadores de sobremesa o portátiles, servicios de instalación o mantenimiento, diversos programas y accesorios para Internet. La ventaja para estos trabajadores puede ser de un 50% en la reducción del IRPF y en la compra o financiación del ordenador, también se puede adquirir en propiedad, en préstamo o mediante “leasing”. Por su parte, la empresa puede deducir entre un 4% y un 8% en el Impuesto sobre Sociedades.

Incentivo fiscal

/imgs/2007/06/ordenador.jpg

El programa HCI se basa en un incentivo fiscal que se otorga a las empresas que suscriben esta iniciativa para que sean intermediarias en el ‘acercamiento’ de las tecnologías de la información a los hogares: ordenadores, módem y cuota de alta en la conexión a Internet, así como programas y cursos de formación. De esta manera, además de las ventajas fiscales, se consigue una mayor capacitación y eficiencia de los trabajadores, que redunda positivamente en la productividad de la empresa.

Cada empresa puede decidirse entre los diferentes modelos de aplicación, aunque no todos son igual de convenientes para los trabajadores. La elección de uno u otro por parte de la empresa dependerá de su capacidad de inversión y sus necesidades impositivas. Las ofertas para que los trabajadores accedan a un programa HCI tienen una vigencia limitada, que la empresa determina e informa al trabajador. El plazo máximo aplicable es de cuatro años.

Por otra parte, tanto la propiedad de los equipos adquiridos por los trabajadores como la obligación de pago no sufren alteración alguna en caso de que la relación laboral se extinga, ya sea por despido o renuncia. En cualquier caso se deberá respetar lo pactado al momento de firmar el acuerdo.

Uno de los incentivos más fuertes para el bolsillo de los empleados son las ventajas fiscales: en concreto, la reducción de hasta 50% en la tributación por IRPF. Por otra parte, el modo de adquisición y de pago de los equipos -que se realiza a través de la nómina- varían en cada caso, y pueden determinar el ingreso por parte de la empresa de un porcentaje importante del equipo.

Beneficios para los empleados

La legislación ofrece diferentes modelos de aplicación de los HCI, cuyas diferencias radican en la forma en que se ceden los equipos a los empleados y en función de quién y cómo realice los pagos. Los modelos más habituales son los siguientes:

  • El empleado paga la totalidad del equipo a través de su nómina sin obligación de hacer un rendimiento fiscal por esa cantidad. En este caso la empresa funciona como intermediaria y ofrece al trabajador un pago flexible a través de la nómina, lo que brinda ventajas fiscales para el empleador.
  • La empresa paga la totalidad del equipo con el fin de maximizar su ahorro fiscal deduciendo del Impuesto de Sociedades hasta el 8% de la inversión, adicional al 32,5% previsto por ley como gasto de formación. Luego puede cederlo en préstamo o mediante el sistema de leasing o renting, es decir cuando el trabajador lo alquila con la opción de compra posterior.
  • El coste es compartido en una proporción fijada por la empresa. De esta manera, el empleado se beneficia doblemente, tanto por la parte que asume la empresa como por la tributación menor en el IRPF.

Según FUNDETEC (organización mixta conformada en un 39% por el sector público a través de la empresa Red.es y un 61% por empresas privadas), el modelo más conveniente tanto para la empresa como para el empleado es el de coste compartido. Las cifras de la organización señalan que con una inversión empresarial de entre un 15% y un 20%, la permanencia de los trabajadores es de un 80%.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones