Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Iluminación y electrodomésticos

Las lavadoras de carga frontal resultan más económicas que las de carga superior al gastar menos energía y agua

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 27 junio de 2002
Ahorrar energía es el objetivo fundamental que sueles marcarte como objetivo cuando pretendes reducir la factura de la luz que te llega a casa cada dos meses. Lograr este objetivo exige saber utilizar con cabeza tanto los distintos electrodomésticos que tengas en el hogar como la iluminación que hayas instalado en tu vivienda.

Para un adecuado uso de la iluminación recuerda que te conviene adquirir bombillas de bajo consumo, ya que gastan un 80% menos de energía. Aunque su precio es elevado (6/7 euros) duran entre ocho y diez veces más por lo que, después de amortizadas, cada una supone un ahorro en torno a los 60 euros. También es interesante que te plantees la instalación de interruptores de presencia. La ventaja es que las luces se encienden o apagan automáticamente al detectar personas.

En relación con la lavadora nunca debes perder de vista que el lavado con agua fría ahorra hasta un 90% de electricidad. Por otra parte, las lavadoras de carga frontal resultan más económicas al gastar menos energía y agua que las de carga superior. En la cocina te conviene utilizar recipientes cuyo fondo sea mayor que el fuego. Si tapas las cacerolas puedes ahorrar hasta un 20% de energía. Además, si te habitúas a la olla exprés, consumirás la mitad de energía a la hora de preparar la comida.

En cuanto a la calefacción no la utilices innecesariamente. Piensa que, de todos los sistemas, el eléctrico es el más caro (esto mismo es aplicable a calentadores y cocinas). De cualquier manera, no abuses de la calefacción, apágala por la noche y no la enciendas por la mañana hasta que la casa no esté ventilada y se hayan cerrado las ventanas.

Procura mantener la temperatura de la casa entre los 20 y los 23ºC. Para dormir basta con 15 ó 17ºC. Cada grado que aumenta la temperatura consume de un 5% a un 7% más de energía. Finalmente, si vas a hacer una reforma en tu casa, utiliza materiales aislantes y cristales dobles. A la larga, lograrás amortizarlos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones