Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Restricciones en el uso de los vales de comida

La nueva normativa sobre cheques comida incluye restricciones que desagradan tanto a las empresas como a restaurantes y a trabajadores

Img menudeldia182 Imagen: Kelly Crull

Un incentivo exento de tributación

/imgs/2008/03/menudeldia220.jpg

“El sábado os invito a cenar y así utilizo los vales de comida que he acumulado”. Esta frase puede tener los días contados. El Real Decreto de 30 de marzo de 2007, que aprueba el nuevo Reglamento del IRPF, introduce ciertas restricciones en el uso de estos populares cheques que las empresas entregan a los trabajadores para que paguen sus comidas. Lo cierto es que en la práctica la situación no ha cambiado demasiado durante este año, y la alarma inicial se ha ido disipando tras las aclaraciones que en enero realizó la Dirección General de Tributos.

En España, en torno al 26% de los trabajadores come fuera de casa canjeando los tiques de comida que les proporcionan sus empresas. El horario partido y la inexistencia de comedor en gran parte de los centros laborales, junto con la dificultad de ir a casa a comer y volver a trabajar -principalmente en las grandes ciudades-, hacen de este método uno de los preferidos por trabajadores y empresarios. Los vales son una fórmula indirecta de prestación del servicio de comedor de la empresa que en España registra un volumen de facturación de 350 millones de euros. Cada día, unos 400.000 trabajadores comen en los más de 30.000 establecimientos hosteleros afiliados a la red. Entre empleos directos e indirectos generan 17.500 puestos de trabajo.

Los trabajadores reciben hasta 1.980 euros anuales libres de impuestos gracias a los vales de comida

Muchas empresas incluyen en sus convenios, como un incentivo más, la entrega de cheques de comida. Esta ayuda beneficia tanto al trabajador como a la compañía. El empleado recibe una cantidad de hasta 1.980 euros anuales libres de impuestos, según señalan desde la empresa de cheques y servicios Sodexho Pass España. Por su parte, las empresas que alcancen el importe máximo exento de tributación se ahorrarán hasta 600 euros al año por cada empleado en gastos sociales y lograrán una deducción del 100% en el Impuesto de Sociedades.

Su utilización es sencilla. Hasta ahora, el empleado recibía los cheques y disponía de un año para consumirlos. Podía usarlos para comer a diario fuera de casa, o canjearlos en los numerosos establecimientos que aceptan este medio de pago. A la hora de abonar la cuenta, bastaba con entregar el cheque y el cliente recibía la vuelta. Pero con la aprobación del nuevo reglamento del IRPF, la situación ha cambiado mucho, al menos en teoría. En la práctica, casi un año después de la publicación del Real Decreto, el uso de los tiques de comida sigue siendo similar.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Las modificaciones »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones