Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Uso de tarjetas caducadas en autopistas

Ante el uso de las tarjetas de crédito ya caducadas para pagar los peajes de las autopistas, los bancos se defienden alegando que los sistemas de pago que éstas utilizan no son seguros ni detectan estos fraudes

La utilización fraudulenta por terceras personas de la tarjeta de crédito o débito con banda magnética cancelada o caducada no tiene por qué afectar económicamente a quienes figuraban como titulares de las mismas. Las entidades bancarias tienen la obligación de devolver de forma inmediata los cargos realizados por la actuación fraudulenta de terceros ya que en principio disponen de medios técnicos más seguros. Sin embargo, las concesionarias de las autopistas, escenario donde las tarjetas de crédito canceladas o caducadas funcionan, tienen instalados unos lectores de tarjetas que trabajan en ‘off’, es decir sin conexión a línea telefónica con la entidad emisora de la tarjeta. No utilizan datáfonos, como en los comercios, que trabajan en ‘on’, es decir, en línea con la entidad bancaria, de manera que comprueban al instante si el titular de la tarjeta dispone o no de saldo para realizar el cargo. Además no se puede conocer la identidad de quien usa una tarjeta caducada en los peajes.

Seguridad de los sistema de pago mediante tarjetas

/imgs/2007/08/tarjeta.jpg

Las entidades bancarias deberían poner a disposición de los usuarios todos aquellos medios técnicos más avanzados que sean necesarios para que el fraude en la utilización de los sistemas de pago de ‘plástico’ no afecten ni a la seguridad ni a la confianza de quienes los utilizan, independientemente de su obligación a devolver los cargos no autorizados ni realizados por quien figuraba como titular de las tarjetas bancarias. Sobre todo, una vez que estas tarjetas hayan caducado o hayan sido canceladas por los clientes.

Los sistemas de pago mediante tarjetas con banda magnética no están todo lo avanzados que a veces pensamos ni son todo lo seguros que nos imaginamos. La vulnerabilidad del sistema no sólo está a disposición de bandas organizadas, sino también de ciudadanos anónimos que se aprovechan patrimonialmente de ciertos fallos con medios ajenos. Y es que en el momento actual es posible, desde un punto de vista técnico, la utilización de tarjetas de crédito o débito con banda magnética que estén caducadas o canceladas por el cliente, para el pago fraudulento por terceras personas en ciertos peajes de autopistas a través de sus lectores de tarjetas.

A pesar de que es un hecho denunciado en más de una ocasión ante las organizaciones de consumidores más especializadas, causa una mezcla de estupor, sorpresa, indignación e impotencia en aquellas personas que reciben un cargo bancario en sus cuentas por la singular utilización de unas tarjetas ya caducadas o previamente canceladas por el cliente.

Lectores de tarjetas ‘off’

En los peajes de autopistas donde tienen lugar estas prácticas ilegales, las concesionarias tienen instalados simples lectores de tarjetas que trabajan en ‘off’, es decir, sin conexión alguna a línea telefónica con la entidad emisora de la tarjeta. No utilizan datáfonos, como en los comercios, que trabajan en ‘on’, es decir, en línea con la entidad bancaria, de manera que comprueban al instante si el titular de la tarjeta dispone o no de saldo para realizar el cargo. A diferencia de lo que sucede en las autopistas, el comercio tiene la posibilidad de comprobar la identidad del usuario, mediante la presentación del DNI o cualquier otro documento fiable de identificación, y la firma del comprobante de pago. En ningún caso, las concesionarias de autopistas pueden comprobar la identidad del usuario con el titular de la tarjeta en los pasos automáticos de los peajes, donde simplemente se interacciona con el lector de tarjetas.

En ningún caso, las concesionarias de autopistas pueden comprobar la identidad del usuario con el titular de la tarjeta en los pasos automáticos de los peajes

El hecho es que los lectores de tarjetas no están siempre actualizados con los datos bancarios y su utilización en ‘off’ permite la utilización de tarjetas canceladas o caducadas cuyos datos no han sido incorporados al sistema en los peajes de ciertas autopistas. Las concesionarias envían los datos de los pagos efectuados en sus estaciones de peaje en bloque a las entidades bancarias que, a su vez, se encargan de efectuar los correspondientes cargos en las cuentas de sus clientes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones