El primer mes en un nuevo trabajo

Mostrar una gran disponibilidad, mucho compañerismo y actuar sin arrogancia son algunas claves que ayudan a integrarse en un nuevo puesto de empleo
Por EROSKI Consumer 6 de noviembre de 2022
Primer mes de trabajo, ¿cómo actuar?
Imagen: Fox
¡No me adapto a mi nuevo trabajo! ¡No entiendo nada de mi nuevo trabajo! Si, tras superar una entrevista eres uno de los afortunados que tiene trabajo, debes tener en cuenta que siempre hay un período de adaptación. Y que los primeros 30 días en él son clave para el éxito futuro. Las empresas lo saben y algunas se toman la molestia de elaborar programas de bienvenida y de aprendizaje para sus nuevos empleados. Pese a ello, la mayoría de las personas que se incorporan a un nuevo trabajo sienten en las primeras jornadas cierta desorientación: no saben bien qué se espera de ellos, a quién acudir para pedir ayuda, durante cuánto tiempo y de qué manera deben aprender las tareas del día a día… y, sobre todo, desconocen con qué criterios les juzgarán tanto jefes como compañeros. Para entrar con buen pie conviene seguir durante el primer mes una serie de prácticas como las detalladas en este artículo.

Cómo adaptarse rápido al nuevo trabajo

¿Cuánto tiempo se tarda en adaptarse a un nuevo trabajo? Los expertos señalan que la media es de seis meses, y puede llegar al año. Pero adaptarte en gran medida, depende de ti. Para ello, es muy importante recabar tanta información de la empresa como te sea posible durante las primeras semanas.

De esta manera, en tu primer mes sabrás muchas cuestiones que te ayudarán a verlo todo más fácil y llevadero, y sobre las que nadie suele informar. ¿Qué puedes hacer? Lo primero, preguntar. Si encuentras las respuestas adecuadas, acabarás conociendo muy bien la empresa, la organización del trabajo y a las personas que la forman. Pero, ¿qué información se debe saber?

👉 Conocer cuándo se creó el puesto que ocupas

Si existe desde hace tiempo, los jefes tendrán una idea bastante clara de cómo hay que comportarse y de lo que se espera de uno.

👉 Averiguar qué aspectos se valoraban y cuáles no de tu predecesor

Con esta información interesa dar continuidad a sus actuaciones más positivas e, incluso, mejorarlas en lo que se pueda. Para ello, debes saber algunas cosas sobre él y su comportamiento. Así será más fácil decidir en qué ámbitos vale la pena implicarse más o menos.

👉 Interesarte por los objetivos y tareas vinculadas al puesto

Si no se conoce dicho objetivo, corres el riesgo de no ser eficiente.

👉 Determinar qué puntúa en la valoración de la calidad del trabajo

Estos criterios de valoración pueden ser por completo distintos a los que se tenían en cuenta en el anterior empleo.

👉 Aclarar qué competencias tienes para tomar decisiones

Si los compañeros tienen actividades semejantes, es necesario saber dónde están los límites. Si te ocupas de tareas que en realidad les corresponden a ellos, pueden generarse conflictos y situaciones desagradables.

Img oficina art
Imagen: David Hunt

Dificultades de aprender el nuevo trabajo (y solventarlas)

El éxito en un puesto nuevo de trabajo no solo depende de los conocimientos profesionales que tengas, sino también de cuánto haya de nuevo en este trabajo respecto al anterior. Es fácil que debas tener que adaptarte a:

  • Más carga de trabajo y distinto ritmo
  • Una jornada u horario diferente
  • Habilidades distintas a las que utilizabas en otro puesto
  • Si supone un cambio de categoría 8inferior o superior) puedes notar muchos cambios
  • Otro método de trabajo

También influirá la actitud que muestres. Conviene tener en cuenta algunas claves:

  • Ser cordial. Esta actitud debe ser la predominante cuando se aterriza en un nuevo empleo.
  • Ser natural. No hay que intentar imitar comportamientos de personas que se consideran exitosas. Una actitud forzada y artificial no se puede prolongar durante mucho tiempo y se notará.
  • Actuar con discreción y cautela. Se debe mantener la vida privada en un lugar seguro. De momento, es pronto para crear vínculos personales. Conviene ser selectivo respecto a lo que se compartirá con los colegas.
  • Tener paciencia. Al principio, y hasta adaptarte a la nueva situación, es normal que las primeras semanas sean agotadoras y estresantes. No hay que desesperarse, sino recordar que se tarda de seis meses a un año para que un empleado se sienta cómodo y seguro en un trabajo nuevo.

Cómo adaptarse a compañeros y jefes

💥 La relación con los compañeros

Es lógico que la persona que se incorpora a una empresa sienta inquietud por la forma en que debe actuar frente a los compañeros. Por ello, debes esforzarte por proyectar la misma imagen que la compañía recibió de ti en el proceso de selección.

¿Cómo debe ser este desembarco?

  • El mejor consejo es ser muy observadores, escuchar y hacer preguntas inteligentes.
  • Por otro lado, conviene determinar con rapidez qué personas se han visto perjudicadas por la nueva llegada, bien porque aspiraban a dicho puesto, bien porque pensaban que éste debía ofrecerse a alguien de la organización.
  • Para lograr una buena integración es fundamental intentar conocer las relaciones profesionales y personales que existen entre cada miembro del equipo.
  • Además, hay que evitar ser el foco de atención o el protagonista en estos primeros días; ya habrá tiempo de que los demás conozcan cómo eres.

💥 La relación con el jefe

Una de las dificultades del nuevo trabajo puede ser congeniar con el jefe. Todos los expertos coinciden en señalar la importancia de la empatía. Pero si se refiere a la empatía con el jefe, debe incluir además que hay que adelantarse y superar sus expectativas. Para ello:

  • Debes conocer cuáles son las expectativas del jefe, inmediatas y a largo plazo, y responder a las siguientes cuestiones: ¿Cuáles son las prioridades del jefe? ¿Qué es importante para él? ¿Cómo era la persona a la que estoy reemplazando? ¿Qué logró esa persona? ¿Tuvo alguna dificultad? ¿Qué está pasando en la actualidad en la organización que deba saber?
  • Conviene establecer una buena comunicación con los superiores, algo que solo es posible mediante el diálogo. El nuevo empleado debe averiguar cómo quiere que le informe su jefe: reuniones periódicas, preparación de un escrito sobre lo que ha hecho, etc.