Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Sube el salario mínimo, ¿una medida conveniente?

Con el incremento del SMI, los trabajadores tendrán más capacidad adquisitiva y se puede revitalizar el consumo, pero también puede aumentar el paro o la inflación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 16 enero de 2019

Sube el salario mínimo interprofesional (SMI). Y lo que supone una alegría para unos, se convierte en una noticia mala para otros. ¿Conviene aumentar el sueldo mínimo hasta 900 euros para revitalizar la economía? ¿O la medida derivará en mayor desempleo y trabajos más precarios? Ambas posturas tienen sus razones para defender o enfrentarse a la reciente subida del 22 % del SMI. En las siguientes líneas lo explicamos, con ayuda de expertos en la materia.

Subida del SMI: una medida positiva que incentiva el consumo

En diciembre, el Consejo de Ministros aprobó una subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta situarlo en 900 euros mensuales. Este incremento del 22 % ha contentado a muchos trabajadores que, en principio, tendrán mayor capacidad adquisitiva.

Esta consecuencia positiva suele ir acompañada de un aumento del gasto, algo que estimulará la economía y la buena marcha de las empresas que venden esos bienes y consumos. Comparte esa idea de lo beneficioso de la medida una parte de los autónomos españoles. En concreto, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) estima que la subida del SMI se traducirá en "más capacidad adquisitiva, más consumo y más demanda interna, con lo que se incentiva el trabajo de los autónomos en todos los sectores", como señala en un comunicado. Además, se asegura que la redistribución de la renta hacia los sectores más desfavorecidos potenciará el gasto.

Otra cuestión importante que implica este incremento en el sueldo, como explica el asesor fiscal Diego Fernández, es el hecho de incentivar el empleo "porque al pagarse mejor, habrá más gente que quiera encontrar un trabajo". Asimismo, apunta que puede suponer una "mayor productividad para la empresa", ya que los empleados tendrán una mayor motivación para trabajar.

Subida del SMI: más paro y trabajo de peor calidad

¿De verdad es tan positivo que el SMI suba hasta 900 euros? No todos opinan de esta manera. Son numerosos los expertos en economía que argumentan todo lo contrario: será un mazazo para la economía en general. En opinión de especialistas como Alejandro Lozano, es fácil que aumenten los contratos temporales, se reduzca la duración de la jornada media de trabajo y se ralentice el crecimiento del empleo a tiempo completo, entre otras cuestiones.

En realidad, la subida del salario mínimo afecta directamente a muy pocos trabajadores, pues solo uno de cada diez lo cobra. Pero, además, muchos otros se verán perjudicados por los efectos de esta medida, como se muestra en el informe del Instituto de Estudios Económicos realizado por José Luis Feito Higueruela, su presidente y director general, quien considera que la medida "no es una buena idea".

¿Cómo afecta la subida del 22% a trabajadores y economía? Aquí mostramos algunas consecuencias:

  • 1. Aumento del desempleo. Si hay un salario mínimo elevado, muchas más personas quieren trabajar, pero menos empresarios contratar... ¿Cuál será el efecto? "Superabundancia de servicios que no se puede colocar = ¡Desempleo!", asegura Alejandro Lozano, parafraseando una clase magistral de Jesús Huerta de Soto, profesor de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos. Este último, además, sostiene que en realidad conviene la eliminación de un salario mínimo, "un modo eficaz de acabar con el desempleo, sobre todo de jóvenes y mujeres".
  • 2. Más despidos y reducciones de jornada. Si los empleados son más caros y cuestan más de lo que producen, es fácil que se reduzca el trabajo, porque obligar a pagar más sin un aumento de la productividad conlleva desequilibrios en las compañías, lo que incentiva el despido o la menor contratación. El Banco de España ya advirtió, antes de que se aprobara la subida, de que podría afectar "a un máximo de 190.000 puestos de trabajo en forma de reducción de jornada laboral o, incluso, de supresión del contrato".
  • 3. Paro para los empleados no cualificados. Los trabajadores que no tiene formación ni cualificación, y no aportan el plus que compense la subida del SMI, se quedarán probablemente fuera del mercado laboral durante largo tiempo.
  • 4. Problemas para las pymes. Las compañías con productividad más baja se verán más afectadas, pues deben costear el incremento del SMI, que lleva aparejado no solo el sueldo, sino cotizaciones a Seguridad Social, etc. A las pequeñas y medianas empresas les será difícil asumir el pago de estos salarios más elevados a sus trabajadores, por lo que no harán nuevos contratos, reducirán el número de empleados y hasta algunas desaparecerán.
  • 5. Vía libre para la economía sumergida. Según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), aumentar el 22 % los costes en un solo año "puede suponer el riesgo de que muchos profesionales decidan recurrir a la economía sumergida".
  • 6. Inflación. Si la mano de obra es más cara, un modo de no perder dinero es que la empresa decida subir el precio de lo que produce. Si incrementan los importes de los artículos, se genera inflación, con lo que la subida del salario mínimo queda sin efecto real. ¿Por qué? Porque la capacidad adquisitiva que ganan al principio la pierden de nuevo en cuanto aumenten los precios. Hay que tener en cuenta, además, que hay diversos indicadores ligados al SMI, por lo que en realidad no hay un incremento del sueldo real.

¿Subir el salario mínimo desincentiva la formación?

Una subida elevada del salario mínimo interprofesional puede desincentivar la educación, según algunos expertos. ¿Por qué? ¿Qué relación existe entre formación y un sueldo más elevado? La razón estriba en que los jóvenes, al tener un puesto de trabajo lo suficientemente bien pagado, dejarán en muchos casos sus estudios y no continuarán formándose.

La escasez de formación supone, a la larga, una merma para la promoción laboral de estos jóvenes. Además, si perdieran su empleo, les sería más difícil encontrar de nuevo otro, ya que sus competidores tendrán mayor formación.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones