Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Hombres y mujeres tienen genomas diferentes, según investigadores británicos y estadounidenses

Los cromosomas sexuales X e Y comparten un origen común que se remonta a hace cerca de 300 millones de años

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 17 marzo de 2005
Dos equipos de investigadores británicos y estadounidenses han llegado a la conclusión de que el ser humano tiene dos genomas diferentes, uno para los hombres y otro para las mujeres, según publica la revista "Nature". Además, aseguran que entre las mujeres existen mayores diferencias (a nivel genético) que entre los hombres, más homogéneos genéticamente.

Cada ser humano tiene 46 cromosomas (23 aportados por el padre y 23 por la madre) que se guardan en el interior de cada núcleo celular. De esos 46 cromosomas sólo dos, los denominados sexuales, contienen la información que hará que un embrión se convierta en hombre o mujer. Los dos cromosomas sexuales de la mujer son idénticos, y se conocen con las letras XX, mientras que los del hombre difieren entre sí y se expresan con las letras XY. De las varias posibilidades de combinación entre ellos depende el sexo de los descendientes.

Hace casi medio siglo, los científicos descubrieron también que el segundo cromosoma X de la mujer permanece inactivo, lo que garantiza que ambos sexos, hombres y mujeres, reciben idéntica "carga genética" del cromosoma X. Ahora, sin embargo, los estudios publicados en "Nature" revelan una realidad bien distinta.

Origen común

Mark Ross, del Instituto Sangler, en Cambridge (Reino Unido), ha conseguido secuenciar en más de un 99% el cromosoma X. Su trabajo revela que los dos cromosomas sexuales (X e Y) evolucionaron de un par de cromosomas "corrientes" hace cerca de 300 millones de años. Es decir, que ambos comparten un origen común. Según Ross, de los 1.098 genes que contiene el cromosoma X, cerca del 10% están relacionados con el cáncer de testículos y otros tipos de tumores de los órganos sexuales.

Por otra parte, los investigadores estadounidenses Laura Carrel y Huntington Willard, del Colegio de Medicina de Pensilvania y de la Universidad de Duke, respectivamente, han concluido que una parte significativa del segundo cromosoma X femenino está, en realidad, activa. En concreto, cerca del 75% de todos los genes del cromosoma X permanece "en silencio", otro 15% escapa a la desactivación, y el restante 10% está inactivo en algunos cromosomas, pero no en otros, o lo que es lo mismo, en unas mujeres sí y en otras no. Todo ello sugiere una serie de diferencias genéticas mucho mayores de lo que se creía, tanto entre mujeres y hombres como de las propias féminas entre sí.

El trabajo de los científicos norteamericanos confirma que el genoma femenino difiere del masculino por lo menos en tres aspectos fundamentales. El primero es el propio cromosoma Y, exclusivo de los varones, que da a los hombres una serie de genes "extra", ausentes en las mujeres. En segundo lugar, la inesperada actividad del 15% de los genes del segundo cromosoma X femenino supone que esos genes se expresan más intensamente en mujeres que en hombres. Y, por último, la aleatoria activación de otro 10% de los genes de este segundo cromosoma X supone una variabilidad entre mujeres superior a la que se da en los varones.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones