Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Mala relación profesor-alumnos

Los conflictos se pueden solucionar reforzando las tutorías y especializando al docente en psicología y pedagogía

¿Qué indican las quejas?

Las protestas de los estudiantes de primaria – entre los seis y los doce años – y secundaria – de doce a dieciocho – pueden tener múltiples causas. Algunas se deben a su insatisfacción con la asignatura, con la personalidad del profesor o con la forma en la que está planteado el sistema educativo. Otras, en cambio, aparecen como una forma de expresar una necesidad de mayor atención por parte de sus padres y educadores, aunque también pueden estar relacionadas con el proceso de configuración de la personalidad durante la adolescencia, mediante la rebelión a las pautas establecidas y la autoridad.

La profesionalidad exige que los educadores traten a todos sus alumnos por igual, aunque Blanca García Olmos, presidenta nacional de la Asociación de Profesores de Secundaria (APS) reconoce que es inevitable que haya alumnos con los que se establezca una mejor relación que con otros, puesto que, al fin y al cabo, los profesores son personas y pueden sentir mayor afinidad hacia ciertos alumnos. Camilo Miró, jefe de la Inspección Educativa de la Comunidad Valenciana, precisa más este punto al insistir en la idea de que los niños y los jóvenes suelen pensar que algún profesor está en su contra y que los adultos deben analizar lo que dice el estudiante para encontrar las verdaderas causas. Miró sugiere que puede ocurrir que el alumno no se encuentre a gusto porque considera que merece mejor trato o calificaciones más altas.

Otro de los problemas con los que se enfrenta un alumno es el temor a un profesor muy autoritario. Concepción Medrano, profesora del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad del País Vasco, argumenta que en estos casos, resulta más fácil que los jóvenes piensen que se les tiene manía. También opina que si no existe una gran diferencia de edad entre el profesor y sus alumnos puede darse una mejor relación porque el docente puede comprender mejor a los estudiantes, les resultan menos autoritarios. Añade, además, que en ocasiones los niños y los jóvenes pueden transferir problemas familiares a su percepción del maestro.

Todos los especialistas consultados coinciden en subrayar una realidad, la evolución que han sufrido las relaciones alumno-maestro en el aula en los últimos años. El catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Autónoma de Madrid, Josetxu Linaza, considera que en la actualidad los profesores ya no son la única forma que tienen los estudiantes de recibir la información; pueden acceder a ella a través de la televisión, Internet y la prensa, entre otros medios. Igualmente, cree que también les afectan los cambios en la familia, dado que los padres tienen menos tiempo que antes para estar con sus hijos y las mujeres se han incorporado en gran medida al mercado de trabajo. El experto asegura que durante muchos años los profesores no han recibido la formación psicológica necesaria para entender a los alumnos y, en este momento, se encuentran desbordados porque los estudiantes de secundaria son más jóvenes que hace años y no pueden darles tanta autonomía como solían.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Consecuencias »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones