Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación

Qué valorar antes de apuntarse a una academia

Los estudiantes deben comprobar que el centro de formación cumple con la normativa aplicable a estos servicios

img_academiaslistado

Las academias y centros de enseñanzas no regladas (sin validez oficial) aportan una formación complementaria valiosa para los alumnos. Sin embargo, no siempre se cumplen las expectativas. Se dejan de impartir los cursos, se incumplen las condiciones del contrato o se registran retrasos en la entrega del material didáctico. Éstas son algunas de las principales quejas que trasladan los miles de estudiantes que cada año utilizan estos servicios formativos. Para acceder a una academia con todas las garantías y evitar fraudes, el usuario debe valorar de forma detenida la oferta disponible y comprobar que se cumplen todos los requisitos exigidos a estos centros.

Un sector en auge

/imgs/2008/01/academias1portadajpg.jpg

Más de 520.000 estudiantes asistieron el pasado año en nuestro país a cursos de enseñanzas no regladas, estudios impartidos en centros de formación privados que no conducen a la obtención de un título con valor académico oficial. Las principales áreas de aprendizaje por las que optan los usuarios de estos servicios académicos son: idiomas, informática, preparación de oposiciones y clases de apoyo a la enseñanza reglada. Según la encuesta sobre el Gasto de los Hogares en Educación, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, este sector mueve alrededor de 300 millones de euros anuales en España, con un gasto medio por alumno de 607 euros.

El número de estos centros y academias es cada vez más elevado. El incremento está propiciado, entre otros motivos, por el auge que ha experimentado en la última década la formación a distancia y on line, una alternativa por la que un alto porcentaje de estudiantes se decanta en la actualidad.

Se han duplicado en los últimos años las quejas de los usuarios por el incumplimiento de las normas que protegen al consumidor en este sector

En muchos casos, los cursos y enseñanzas que se imparten en estos centros cumplen de forma adecuada con las expectativas de los alumnos. Sin embargo, en ocasiones, los estudiantes son víctimas de irregularidades y situaciones no deseadas respecto a la prestación de estos servicios. Así lo constata el balance de consultas y reclamaciones en las organizaciones de consumidores de ámbito estatal que forman parte del Consejo de Consumidores y Usuarios. En estas asociaciones, las quejas por el incumplimiento de las normas que protegen al consumidor en el sector casi se han duplicado en los últimos años.

Ante este incremento, el Instituto Nacional de Consumo puso en marcha en 2009 la Campaña Nacional de Centros de Enseñanzas no reglada. En ella participaron seis comunidades con el objetivo de controlar los aspectos relevantes de las actividades desarrolladas en las academias, que repercuten en los derechos de los consumidores y usuarios. En especial, analizaron la información, publicidad y condiciones de contratación. Otras autonomías, como Andalucía, iniciaron su propia campaña regional en 2008. Los datos fueron destacados: cuatro de cada diez academias no oficiales vulneraban la normativa de protección al consumidor en la comunidad andaluza.

Tal como informa la Unión de Consumidores de Asturias, las principales quejas y reclamaciones de los usuarios de academias privadas de enseñanza se refieren a los siguientes aspectos: negativa a rescindir el contrato, incumplimiento de las condiciones contratadas, publicidad engañosa, retraso en la entrega de material didáctico y forma de pago abusiva.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones