7.000 millones de personas podrían sufrir escasez de agua a mediados de siglo

España dedica el 22% de sus recursos hídricos a regadíos, una proporción considerada excesiva
Por mediatrader 5 de marzo de 2003

Unos 7.000 millones de personas podrían sufrir escasez de agua en 60 países a mediados del presente siglo, en el peor de los casos. En el mejor, podrían ser unos 2.000 millones en 48 países, de una población mundial total de 9.300 millones de habitantes. Estas previsiones aparecen en el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos elaborado por 23 agencias de Naciones Unidas.

«Se prevé que en los próximos veinte años el promedio mundial de abastecimiento de agua por habitante disminuirá en un tercio», declaró el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, con motivo de la publicación del documento, ayer en París. El informe será presentado oficialmente el próximo 22 de marzo, Día Mundial del Agua, en el Foro Mundial que tendrá lugar en Kyoto (Japón).

La visión panorámica más exhaustiva realizada hasta la fecha sobre los recursos hídricos llega a la conclusión de que van a disminuir continuamente a causa del crecimiento de la población, de la contaminación y del previsible cambio climático. El agravamiento es atribuido, sobre todo, a la ausencia de buen gobierno y de voluntad política para administrar el agua con sensatez.

Contaminación

«La inercia de los dirigentes, así como la falta de plena conciencia sobre la magnitud del problema por parte de la población mundial, explican que no se hayan adoptado a tiempo las oportunas medidas correctivas que se necesitan», señalan los autores. A su juicio, si persiste esta inercia política, la crisis mundial del agua cobrará en los próximos años proporciones sin precedentes y aumentará la creciente penuria del preciado elemento por habitante en muchos países.

El informe subraya que «los más afectados siguen siendo los pobres, ya que el 50% de la población de los países en desarrollo está expuesto al peligro que representan las fuentes de agua contaminadas». Si la polución sigue el mismo ritmo de crecimiento que la población, en 2050 el mundo habrá perdido 18.000 kilómetros cúbicos de agua dulce. Esta cantidad es nueve veces mayor que la utilizada actualmente cada año para regadío, que representa el 70% del total de extracciones.

De los 170 países estudiados, hay 20 que utilizan más del 40% de sus recursos renovables para el regadío, un umbral crítico. Otros 16 emplean más del 20%, «lo cual puede anunciar una escasez de agua inminente». Entre ellos figura España, con el 22%.

En el mundo hay más de 2,2 millones de personas que mueren cada año por enfermedades causadas por el agua potable contaminada y el saneamiento deficiente. Las diarreas provocan cada día 6.000 muertes, en su mayoría de niños menores de cinco años. Los niños nacidos en países desarrollados consumen entre 30 y 50 veces más agua que los nacidos en países en desarrollo.