Gadgets ecológicos

Los dispositivos electrónicos son cada vez más respetuosos con el medio ambiente, en ocasiones de formas muy sorprendentes
Por Alex Fernández Muerza 22 de enero de 2009
Img gafas solares
Imagen: inhabitat

Televisores con un reducido consumo eléctrico, teléfonos móviles con carcasa de botella reciclada, cargadores con paneles solares, pendrives con materiales reciclables… El Consumer Electronics Show (CES), la mayor feria de productos tecnológicos de consumo del mundo, que se ha celebrado recientemente en Las Vegas, ha presentado una gran multitud de dispositivos electrónicos, conocidos como gadgets, que combinan la innovación tecnológica y un mayor respeto al medio ambiente. Pero estos aparatos no se quedan sólo en el CES, como lo prueba la gran cantidad de webs dedicadas a vender y dar a conocer este tipo de gadgets “verdes”. No obstante, algunos expertos subrayan que, para que sean considerados totalmente ecológicos, todavía deben mejorar en diversos aspectos.

CES, la feria tecnológica más «verde»

/imgs/2009/01/energizer01.jpg

La crisis parece que afecta más a lo tecnológico que a lo ecológico. A finales de 2008 se anunciaba la suspensión de SIMO, el referente de las “tecnoferias” en España con sus 47 ediciones. Mientras, los responsables del CES estiman haber recibido unos 10.000 visitantes menos que el año pasado. Sin embargo, el pabellón “Planeta de la Sostenibilidad” de esta feria norteamericana ha doblado casi su tamaño, con un par de docenas de empresas que han hecho gala de sus innovaciones en empaquetado ecológico, reciclaje de productos, fuentes de energías renovables o sistemas que reducen el consumo de electricidad de los aparatos.

Así, los ejemplos “verdes” se han podido observar en una gran gama de artículos. Diversas empresas han presentado modelos de televisores planos que han reducido su gran consumo energético. Por ejemplo, Sony anunciaba su nueva serie “Eco”, de la que afirma que es capaz de gastar un 40% de electricidad menos que otros televisores similares. Para ello se vale de diversos sistemas, como por ejemplo un detector que apaga la televisión si no hay nadie delante, o un “stand by” que no consume energía. Por su parte, LG presentaba una televisión de plasma que también consume menos que sus competidoras, mientras que Toshiba ha llamado la atención por sus modelos de LCD HDTV (de alta definición).

Diversas empresas han presentado modelos de televisores planos que han reducido su gran consumo energético

No obstante, este sector televisivo también ha supuesto alguna decepción para los visitantes y expertos. Así ha sido en el caso de los modelos OLED, una tecnología que promete un menor grosor de pantalla y una mejor calidad de imagen, además de un menor consumo energético. Empresas como Samsung, Sony o LG publicitaron sus televisores emblema, pero con unas dimensiones y precios que les impide ser competitivos para este año.

En el apartado de los móviles, Motorola daba a conocer su modelo “W233 Renew”, el primer teléfono con cero emisiones de dióxido de carbono (CO2) en su fabricación y uso, según sus fabricantes. Para ello, esta compañía norteamericana compensa sus emisiones en la organización Carbon Fund; ha fabricado la carcasa con botellas de plástico recicladas; embala el aparato en material reciclable y con un sobre prepagado para enviar el móvil antiguo a reciclar, e imprime la guía de usuario con papel reciclado y tintas vegetales. Se espera que en marzo se ponga a la venta en EE.UU. Asimismo, otro gadget que también tuvo un lugar destacado en el CES fue, por ejemplo, una radio de la empresa Areaware, fabricada con madera sostenible.

Por otra parte, la energía ha sido otro de los aspectos más destacados. Fuji ofrecía al público del CES sus pilas de un solo uso “EnviroMax”. Según esta compañía japonesa, se trata de las menos contaminantes del mercado, ya que se pueden reciclar en un 94% y se comercializan en paquetes de papel reciclado, además de ser más duraderas que las alcalinas convencionales.

No obstante, las pilas recargables son más ecológicas que las de un único uso, y en este sentido, han sido varias las propuestas “verdes” en esta feria estadounidense. La empresa Energizer anunció un cargador solar de dos baterías que también permite, vía USB, cargar algunos móviles, GPS, cámaras o reproductores MP3. Por su parte, la compañía Solio presentaba varios modelos de cargadores solares, como el “Hybrid 1000”, que puede llevarse en una mochila para recargar diversos dispositivos, o “Mono”, que por sus pequeñas dimensiones y peso está concebido para situaciones de emergencia. Otras empresas no se limitan al sol, y así por ejemplo, Kinesis Industries ofrecía su modelo “K2”, un cargador mixto portátil solar y eólico.

También se promocionaron diversos componentes realizados con materiales reciclables, como el pendrive “EarthDrive” de la compañía ATP, o dispositivos para mejorar la eficiencia energética de los aparatos electrónicos, como el “Kill a Watt” de la empresa P3 International; el Innergie mCube90G, del fabricante Green Plug; o el “Ecobutton”, de la empresa del mismo nombre.

¿Y cuándo podrían verse estos productos en el mercado? Los expertos recuerdan que los productos de esta feria tecnológica son en algunos casos prototipos que, o no se comercializarán, o tardarán tiempo en lograr un desarrollo más comercial, mientras que en otros casos su primer destino es el mercado estadounidense, por lo que los consumidores españoles tendrían que esperar más para tenerlos en sus manos.

Ejemplos sorprendentes

La feria CES ha sido la punta del iceberg del creciente interés por los gadgets ecológicos: basta darse un paseo por Internet para localizar cientos de tiendas virtuales que venden todo tipo de gadgets y blogs especializados que informan y opinan sobre las últimas novedades en estos productos, algunos de ellos realmente sorprendentes.

/imgs/2009/01/gafas-solares01.jpgDado que la energía solar es un recurso al alcance de todos, los gadgets y la portabilidad que suponen han dado pie a numerosos productos. La empresa SunNight Solar ofrece la “Bogo Light”, una linterna que utiliza paneles solares para cargar sus seis luces LED. Si además de esto queremos una radio y un cargador de teléfonos móviles, podemos hacernos con un aparato de la marca Freeplay. Y si lo que necesitamos es un bolso resistente que además recargue todo tipo de gadgets, una buena opción son los modelos de Noon Solar Logan. En cambio, si necesitamos plena movilidad y autonomía para nuestro PC portátil, nos podemos decantar por los paneles solares enrollables “SolarRolls” de la marca Brunton.

El aprovechamiento de la energía también es un elemento muy importante. Por ejemplo, son cada vez más numerosos los modelos de contadores inteligentes, que informan en tiempo real del consumo energético de un hogar, ayudando así a reducir el consumo.

/imgs/2009/01/juguetes-solares01.jpgOtros fabricantes abren sus posibilidades a otro tipo de fuentes de energía sostenibles. Hymini comercializa un cargador que transforma los rayos solares y el viento en energía, mientras que Wind Up permite recargar la batería de un teléfono móvil mediante una pequeña manivela. Por su parte, la marca Bedol vende unos relojes digitales que funcionan con agua.

En otros casos, el diseño y la innovación ofrecen curiosos resultados, como el de un grupo de diseñadores japoneses que han creado unas gafas solares que además recargan gadgets, y un mando a distancia que no necesita pilas porque funciona con el movimiento. Y otro ejemplo muy llamativo por su simplicidad y practicidad es el de USBcell, unas baterías recargables mediante una conexión USB.

/imgs/2009/01/pantalla-flexible01.jpgEn el aspecto educativo, los gadgets ecológicos también pueden ser muy interesantes, ya que además de ser muy entretenidos, pueden formar a sus usuarios en valores medioambientales. En este sentido, se pueden encontrar muchos productos que responden a este objetivo, como los “RobotiKits”, unos minirobots con paneles solares; Horizon Fuel Cell Technologies, que dispone de kits educativos con varios sistemas de energía renovable, como la solar, la eólica o el hidrógeno; o K’Nex Solar, que ofrece diversos juguetes por piezas para construir y que incluyen también células fotoeléctricas.

Y mirando al futuro, las posibilidades que nos presentan algunas iniciativas son también sorprendentes. Por ejemplo, científicos de la Universidad estatal de Arizona y la empresa HP han dado a conocer un prototipo de pantalla flexible ultraligera que en teoría necesita un 90% menos de materiales que una pantalla convencional.

¿Son realmente ecológicos?

La feria tecnológica de Las Vegas ejemplifica el esfuerzo de los fabricantes por dotar a sus productos de una menor huella medioambiental que hace un año. Ahora bien, para que puedan denominarse “ecológicos” quedaría todavía camino por recorrer, aunque las perspectivas son optimistas. Así piensan los responsables de Greenpeace, que han analizado y comparado 50 dispositivos electrónicos de 15 marcas distintas.

/imgs/2009/01/reloj-agua01.jpgEn este sentido, la ONG ecologista sostiene que, para ser auténticamente “verde”, la industria electrónica debe centrarse en varios aspectos. La organización conservacionista reclama productos sin sustancias químicas peligrosas y energéticamente eficientes, duraderos y reciclables, además de ser totalmente responsables, incluso cuando llegan al final de su vida útil y se transforman en residuos.

Basándose en dichos criterios, el informe de Greenpeace realiza un ranking de las empresas analizadas, para que las empresas se conciencien y los consumidores puedan tener en cuenta estos aspectos en sus decisiones de compra. Así, por ejemplo, Philips, que lanzó en 2007 un logo para identificar a sus gadgets “ecológicos”, aunque logra en dicha clasificación una buena puntuación en los criterios de sustancias tóxicas y de energía, obtiene un suspenso global al fallar en la mayoría de los criterios sobre residuos electrónicos.

El 65% de los consumidores cree que las empresas exageran sus afirmaciones “verdes” para incrementar las ventas

Por su parte, la Consumer Electronics Association, la organización responsable del CES, daba a conocer durante la feria una encuesta entre usuarios de estos productos con datos que deberían hacer reflexionar a los fabricantes. El estudio indica que la ecología será determinante en un futuro cercano en la decisión de compra de los consumidores, de los que más de la mitad estaría dispuesto a pagar una media del 7,4% más del precio para que fuera un producto verde.

Ahora bien, la encuesta indica que el 65% de los consumidores cree que las empresas exageran sus afirmaciones “verdes” para incrementar las ventas. Por ello, los responsables del informe subrayan que no valdrá el falso “marketing ecológico”, ya que los consumidores serán críticos y examinarán las características de los dispositivos.

Y es que la ambigüedad del concepto “verde” crea finalmente confusión entre los consumidores, lo que en última instancia no beneficia a los fabricantes. Así lo deja de manifiesto la citada encuesta, que indica que más del 38% de los usuarios no entiende en qué consiste denominar “verde” a un producto. La agencia Reuters mostraba la anécdota de un visitante que, preguntado sobre los productos “verdes”, respondía que “prefería los japoneses”.

En cualquier caso, otros expertos recuerdan que el criterio medioambiental, si bien crece su interés entre los consumidores, no es el único a la hora de comprar un producto. Por ejemplo, el responsable de la empresa PowerFilm, especializada en paneles solares flexibles, sostiene que los aparatos “ecológicos” tendrán un mayor interés si son útiles, además de sólo “verdes”.