Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La Amazonia brasileña registra la peor sequía desde hace 40 años

Comunidades enteras cuyo único medio de comunicación es la navegación fluvial permanecen aisladas debido al bajo nivel de ríos y lagos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 octubre de 2005
La peor sequía en 40 años está plagando la Amazonia brasileña de incendios, causando enfermedades a los habitantes debido a la contaminación de los ríos, y matando a millones de peces. Ante esta situación, al Gobierno del país no le ha quedado más remedio que decretar el "estado de calamidad pública".

Y es que esta situación afecta ya a unas 167.000 personas y ha dejado aisladas a comunidades enteras, toda vez que el bajo nivel de ríos y lagos impide la navegación fluvial, única vía de comunicación en gran parte de este territorio. Como ejemplo basta decir que el nivel del río Negro, afluente del Amazonas, que baña la capital de este Estado, descendió 12 metros entre julio y octubre, hasta los 15 metros, un nivel casi tan bajo como en 1963 (13,5 metros). Unas cifras que se repiten en gran parte del entramado de ríos y afluentes que se nutren del Amazonas. Esto dificulta la llegada de la ayuda de emergencia, por lo que se ha movilizado al Ejército para que intervenga en estas tareas.

Los alimentos escasean por la gran mortandad de peces, principal sustento de la población amazónica, y falta, sobre todo, agua potable, ya que la descomposición de peces muertos y el fango en los lagos han limitado aún más la disponibilidad del recurso. Por eso, además de víveres se han mandado a la zona equipos de purificación de aguas y asistencia médica. La mayor preocupación ahora es la aparición de enfermedades como la diarrea, hepatitis, tifus y cólera.

Los municipios más afectados están situados en torno a los ríos Solimoes, Purus, Jurua y Madeira y sus afluentes. Sin embargo, las autoridades calculan que en una o dos semanas, aldeas cercanas al curso bajo de los ríos tendrán problemas similares a los que hoy están padeciendo las riberas de los cursos altos. Desde el Instituto Nacional de Ciencias del Espacio, el investigador Carlos Nobre explica que "las lluvias han empezado a regresar en algunas zonas, pero muy lentamente, y por lo pronto no habrá ninguna mejora visible". Y advierte de que los niveles de los ríos podrían caer nuevamente antes del inicio de la temporada de lluvias a finales de año.

Mientras tanto, en el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia estudian si la sequía actual puede haber sido causada por el recalentamiento de la superficie del Océano Atlántico cerca de la costa africana y del Golfo de México, pero sin pasar por alto los efectos de la deforestación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones