Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

La catástrofe del ‘Prestige’

Una catástrofe medioambiental con graves consecuencias en nuestras costas

Desastre ecológico

El ‘Prestige’, construido en 1976, navegaba con bandera de conveniencia de Bahamas y con 77.000 toneladas de fuel en su bodega. Su hundimiento ha significado la tercera gran marea negra en el Cantábrico y, más concretamente, frente a las costas de Galicia, tras los naufragios del ‘Urquiola’ en 1976 y del ‘Mar Egeo’ en 1992.

Desde su hundimiento, el buque se ha convertido en una constante fuente de contaminación. En el momento de su naufragio, el buque albergaba aún en sus bodegas unas 70.000 toneladas de fuel, de las que se calcula que más de la mitad han sido liberadas al mar. La flota pesquera gallega, cántabra y vasca han extraído desde el momento del hundimiento hasta marzo unas 30.500 toneladas, a las que hay que sumar las 1.300 recogidas por los pesqueros franceses y el hidrocarburo llegado al litoral.

Se calcula que el buque ha vertido alrededor de 40.000 toneladas de fuel a las aguas del Cantábrico, con lo que aproximadamente 37.000 yacen aún en las bodegas del petrolero, a algo más de 3.500 metros de profundidad, desde donde en la actualidad siguen filtrándose al mar. El batiscafo ‘Nautile’ detectó en su hasta ahora última inmersión, realizada el pasado 7 de junio, una “reducción significativa de las fugas residuales”, y estima que las fugas ascienden en la actualidad a 700 kilos diarios, según el último informe del Instituto Francés de Investigación para la Exploración del Mar. Además, el buque de investigación oceanográfica Hespérides ha comenzado ya la investigación geotectónica de la zona en la que se encuentra hundido el petrolero.

Según el Ministerio de Presidencia, no se han observado cambios en la estructura del pecio ni deterioro en el sellado de grietas, y se asegura que las pérdidas de fuel son “mínimas”. Fuentes oficiales señalan que de las 4.485 catas realizadas en las playas gallegas sólo se encontraron restos de fuel en 48, mientras que en Cantabria y Asturias todas “han resultado negativas”.

Sin embargo, las asociaciones ecologistas se muestran muy críticas, y todas ellas coinciden en señalar que el nivel de afectación del litoral es muy superior. Para Ecologistas en Acción, “la mala gestión del Gobierno ha convertido un accidente en la catástrofe ecológica más importante de la historia de España”. Un problema que se agrava, según esta organización, por el hecho de que “no existen cauces adecuados para el transporte de petróleo y derivados”.

Gonzalo Canales, biólogo y presidente de ARCA (Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria), incide en otro aspecto: “Lo más preocupante es el manto de contaminación en las cadenas tróficas”. Pese a que se trata de un aspecto “apenas analizado”.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones