Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Energía y ciencia

Reciclaje de neumáticos

Las ruedas usadas ya no se pueden depositar en vertederos incontrolados

De las cerca de 300.000 toneladas de neumáticos fuera de uso que se generan cada año en España, tan sólo un 10% se recicla de acuerdo con las Directivas de la Unión Europea en la materia. El resto de los países comunitarios sitúan esta cifra en el 90%. Con la nueva ley que regula la gestión medioambiental de los neumáticos fuera de uso, en vigor desde el 1 de enero de 2003, el desafío está servido. A través del Real Decreto sobre vehículos al final de su vida útil y de acuerdo con la Directiva 2000/53/CE, queda prohibido arrojar neumáticos fuera de su uso a los vertederos. El reciclaje de neumáticos es un campo poco aprovechado hasta ahora en nuestro país, pero su futuro es prometedor. Existen diversos métodos de tratamiento para la obtención de energía eléctrica y la recuperación de neumáticos. La goma reciclada también se puede usar para crear otros nuevos, tubos, frenos, carreteras, tejados, suelas de zapatos y productos deportivos.

El final de los verderos incontrolados

El depósito de los neumáticos usados en vertederos incontrolados tiene sus días contados. La razón es que el Consejo de Ministros acaba de aprobar el pasado 20 de diciembre un Real Decreto sobre Vehículos al Final de su Vida útil Fuera de uso (VFU). Esta nueva normativa garantiza la recogida de vehículos para su descontaminación en centros de tratamiento específicamente autorizados, la correcta gestión ambiental de los elementos y componentes extraídos del vehículo y el cumplimiento de los objetivos de reutilización, reciclado y valorización establecido por la Directiva 2000/53/CE, en vigor desde el 1 de enero de 2003.

Los expertos medioambientales aseguran que existen métodos para conseguir un reciclado coherente de neumáticos, aunque se quejan de la escasez de políticas que favorezcan la recogida y la implantación de industrias dedicadas a la tarea de recuperar o eliminar de manera adecuada los componentes peligrosos de las gomas de los vehículos.

El principal foco de contaminación nace de la quema directa del neumático; casi la mitad de los neumáticos usados en España se deposita en vertederos controlados sin tratar, el 15% se deposita después de ser triturado y el 40% no está controlado. Con el fin de eliminar estos residuos se procede a la quema, o lo que es lo mismo, a la emisión de gases con partículas nocivas para el entorno.

Otro de los principales núcleos contaminantes procede del propio almacenamiento de los neumáticos. El número de neumáticos amontonados es tan elevado que provocan problemas de estabilidad por la degradación química que sufren. Además, entre ellos corretean roedores, insectos y otros animales dañinos.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones