Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Trasladar especies para evitar su extinción

Las migraciones asistidas de especies amenazadas podría salvarlas de los efectos del cambio climático

Llevar a las especies en peligro a otros lugares más propicios antes de que el cambio climático acabe con ellas. Es la estrategia de conservación que proponen cada vez más científicos. Algunos investigadores ya han realizado con éxito migraciones o colonizaciones asistidas de mariposas o árboles en peligro. No obstante, los expertos recuerdan que es un método que debe realizarse de forma adecuada o podría acarrear impactos negativos en los nuevos hábitats.

Cada vez más científicos alertan de las consecuencias del cambio climático en la biodiversidad. Un artículo de la revista Science publicado en 2004 estimaba que un millón de especies en todo el mundo podría extinguirse si las predicciones para los próximos 50 años se cumplen. Algunas ya sufren los efectos, como señalan una campaña informativa de la organización WWF y la Comisión Europea. Los últimos informes del Panel lntergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas también prevén modificaciones rápidas y de importancia en los ecosistemas.

Un millón de especies en todo el mundo podría extinguirse si las predicciones del cambio climático se cumplen

Las especies animales son similares a los seres humanos: ante un empeoramiento de sus condiciones de vida, tienden a marchar a otros lugares más propicios. El problema radica en que los cambios sean más rápidos que las posibilidades de traslado. Diversos científicos alertan de que esto ya sucede en la actualidad con el calentamiento global.

Estos expertos aconsejan recolocaciones gestionadas, como una medida para evitar la extinción de un buen número de especies incapaces de trasladarse por sí solas con la celeridad necesaria. La Sociedad Ecológica de América ha debatido en su reciente reunión sobre los pros y contras de esta acción, también conocida como colonización asistida. Jessica Hellmann, bióloga de la Universidad estadounidense de Notre Dame, afirma que las consecuencias del cambio climático se padecerán en las próximas décadas y reclama medidas prácticas de inmediato.

El año pasado, investigadores australianos, ingleses y estadounidenses explicaban en la revista Science que ya hay movimientos de animales causados por el calentamiento global, pero las transformaciones realizadas por el ser humano en la naturaleza dificultan el viaje a otras especies. Por ello, estos expertos apostaban también por las migraciones asistidas, y afirmaban que las actuales medidas de conservación no serán suficientes para proteger especies si la temperatura se eleva más de 3º C.

Ejemplos de migraciones asistidas

Las recolocaciones más habituales realizadas hasta la fecha han trasladado las especies a regiones que ya las habían albergado con anterioridad. En 1994, el Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU. transportó 150 lobos grises de Canadá al Parque Nacional de Yellowstone. Gracias a esta acción, cuatro años después salieron de la lista de especies en peligro.

Las actuales medidas de conservación no serán suficientes para proteger especies si la temperatura se eleva más de 3º C

Los primeros intentos con migraciones asistidas a nuevos entornos se han realizado con plantas e invertebrados, más fáciles de trasladar y gestionar que los animales. En un experimento publicado a principios de este año, investigadores de las universidades británicas de Durham y York desplazaban 2.000 ejemplares de mariposas Melannargia galathea y Thymelicus sylvestris de la región de Yorkshire, en el sur de Inglaterra, a los condados de Northumberland y Durham, unos 100 kilómetros más al norte. Los científicos explicaban en la revista Conservation Letters que, tras una década, la nueva colonia crece en la misma proporción que sus vecinos sureños.

El proyecto "Torreya Guardians" pretende lograr la migración asistida más ambiciosa hasta la fecha. En él trabajan varios expertos en botánica y ecología para salvar de la extinción a la Torreya taxifolia, un árbol de hoja perenne endémico del sudeste de EE.UU. El grupo ha trasplantado decenas de árboles de la península de Florida, donde desaparece de manera rápida, a zonas de Carolina del Norte con un clima adecuado.

Riesgos de las migraciones asistidas

La colonización provocada por el ser humano no ha sido bien vista en general por la comunidad científica. Los expertos en conservación recuerdan los peligros de este tipo de acciones. En el siglo XIX las antiguas colonias europeas intentaron aclimatar especies de sus lugares de origen que ocasionaron diversos problemas. Uno de los mayores riesgos es que el nuevo inquilino se convierta en una especie invasora. Los ecólogos aseguran que es el segundo mayor problema que afecta a la pérdida de biodiversidad, aunque no todos están de acuerdo.

Una migración asistida es una acción con muchos factores que deben ser analizados al milímetro. Los científicos que trasladaron las mariposas del sur al norte de Inglaterra utilizaron modelos climáticos por ordenador. Tras la introducción de los ejemplares, realizaron un pormenorizado seguimiento de casi una década.

Pero no todas las especies pueden trasladarse. Un estudio publicado a principios de año en Nature, desarrollado con 11.000 plantas del hemisferio sur, demostraba su elevada especialización. Este hecho les impediría adaptarse a otras condiciones, como las que podría traer el cambio climático.

Los defensores de las colonizaciones asistidas subrayan que el conocimiento actual y las nuevas tecnologías servirían para evitar errores. En mayo, la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) daba a conocer un sistema para cuantificar los riesgos y costes de una posible migración y poderla realizar de forma idónea. El proyecto, subvencionado en parte por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF) de EE.UU., señalaba como buenos candidatos al lince ibérico y a ciertas especies de mariposas y corales.

Sin embargo, diversos científicos recuerdan la complejidad de la naturaleza, y afirman que los modelos y conocimientos actuales son demasiado rudimentarios para prever si una especie se convertirá o no en invasora. El propio factor especie es también esencial: el traslado de los osos polares a la Antártida podría ser posible, pero con el riesgo de causar la extinción de los pingüinos.

Otras estrategias para librar a las especies del cambio climático

Camille Parmesan, profesora de la Universidad de Texas y partidaria de las migraciones asistidas desde hace una década, reconoce que no es la mejor opción de conservación natural. Sin embargo, considera que, dada la premura por el cambio climático, podría ser útil para salvar a ciertas especies. Los requisitos deberían ser claros: seres vivos fáciles de trasladar, muy bien conocidos y un hábitat de acogida lo más similar posible al original. Contar con un equipo de expertos que analizara todas las condiciones y realizara un seguimiento concienzudo también sería imprescindible. Otros expertos razonan que el coste y riesgo de una migración asistida sólo debería asumirse para especies muy valiosas para el ser humano o el equilibrio natural.

La migración asistida no es, por tanto, la única fórmula para ayudar a las especies a combatir el cambio climático. El consenso general entre los conservacionistas pasa por generalizar las técnicas tradicionales, con una relación costes-beneficios más mesurada. Los corredores biológicos o los bancos de semillas son algunas técnicas interesantes que deberían potenciarse, destacan.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto