Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Zonas de Baja Emisión: adiós a los vehículos más contaminantes en las ciudades

Unas 200 ciudades europeas tienen áreas o carreteras que evitan los vehículos más nocivos para la calidad del aire y la salud

Londres, Lisboa, Berlín, Roma, Praga y así hasta unas 200 ciudades europeas (ninguna española) han puesto en marcha Zonas de Baja Emisión. Como el tráfico rodado es la principal causa de contaminación del aire urbano, al evitar o restringir la entrada de los vehículos más contaminantes mejoran su calidad del aire y, con ello, el medio ambiente, la economía y la salud de sus habitantes. Este artículo señala qué son las Zonas de Baja Emisión, para qué sirven, cómo funcionan y otras medidas para reducir la contaminación urbana.

Qué son las Zonas de Baja Emisión y para qué sirven

Imagen: Daquella manera
Las Zonas de Baja Emisión son áreas o carreteras donde los vehículos más contaminantes están prohibidos o, en todo caso, tienen que pagar unas elevadas tarifas para poder entrar. Su objetivo es reducir las emisiones más nocivas en las ciudades: las partículas finas, los óxidos de nitrógeno (NOx) y el ozono .

Las ciudades con Zonas de Baja Emisión notan la mejoría del aire que respiran sus habitantes

Unas 200 ciudades europeas han puesto en marcha Zonas de Baja Emisión como puede verse en el siguiente mapa. España no cuenta con ninguna, ya que el Ministerio de Medio Ambiente (MAGRAMA) ha de crear un marco legal, como señala Xavier Querol, científico del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Imagen: Comisión Europea

El tráfico rodado es la principal fuente de contaminación del aire urbano. Las Zonas de Baja Emisión pretenden reducir su impacto para el medio ambiente, la economía y la salud de los ciudadanos. La Comisión Europea estima que la contaminación atmosférica es responsable de 310.000 muertes prematuras anuales en Europa. Este problema afecta a todas las personas, pero en particular a los más jóvenes y ancianos y a personas con enfermedades de corazón y pulmón (dos causas comunes de muerte en Europa). También desencadena problemas como ataques de asma, aumento de ingresos en hospitales y bajas laborales por enfermedad. Los responsables comunitarios calculan que por ello la economía europea pierde entre 427 y 790 millones de euros al año.

Las ciudades con Zonas de Baja Emisión notan la mejoría del aire que respiran sus habitantes, según diversos informes elaborados por sus responsables. En Berlín se ha advertido una reducción del 58% de las emisiones de partículas contaminantes de los diésel y un 20% de óxidos de nitrógeno (NOx); mientras, en Londres han estimado que se han evitado 310.000 casos de síntomas respiratorios y 30.000 días de actividad restringida con medicamentos y se han obtenido entre 250 y 670 millones de euros de beneficio.

Cómo funcionan las Zonas de Baja Emisión

Las emisiones de los vehículos se determinan según la norma Euro. Introducida en la Unión Europea (UE) en 1993, cada vez es más estricta en sus actualizaciones. La más reciente, la Euro 6 (vigente desde septiembre de 2014), exige que los diésel nuevos no emitan más de 80 miligramos (mg) de NO2 por kilómetro recorrido (los de gasolina 60 mg/km). La Euro 5 marcaba el límite en 180 mg/km para los diésel.

Imagen: EURIST e.V.

La normativa de uso y acceso, e incluso el nombre, varía según los países y ciudades. En Reino Unido se las denomina "Low Emission Zone", en Alemania "Umweltzone", en Holanda "Milieuzone", en Noruega "Lavutslippssone", en Dinamarca "Miljozone" y en Suecia "Miljözon". En Londres estudian la aplicación de la denominada "Ultra Low Emission Zone" (Zona de Baja Emisión Ultra) en 2020, que incluiría más medidas para reducir las emisiones y el tráfico en la zona central de la ciudad. En cualquier caso se pueden tener en cuenta aspectos generales para hacerse una idea de cómo funcionan:

  • Vehículos y horarios afectados. Camiones pesados, autobuses y coches privados suelen ser los más comunes, aunque en algunas ciudades se restringe también el paso a motocicletas. Según el tipo de vehículo y ciudad se limita el paso desde la Euro 1 a la Euro 5. La mayoría de las zonas están activas de forma permanente, si bien en algunas ciudades como Lisboa, Praga, Budapest o Atenas tienen un determinado horario.
  • Forma de aplicación. En la mayoría, tanto los ciudadanos del país como los extranjeros tienen que comprar una pegatina y colocarla en el coche. En gran parte de las ciudades el registro se puede realizar por Internet o por correo ordinario. El control de los automóviles se hace en su mayor parte de manera manual, si bien cada vez es más común el uso de cámaras y dispositivos electrónicos.
  • Acceso y multas para vehículos contaminantes. En Londres se puede circular con coches que no cumplen los requisitos, pero tienen que pagar entre 100 y 200 libras diarias según el tipo de vehículo. Las multas oscilan entre 500 y 1.000 libras, que se reducen a la mitad si se pagan antes de 14 días.

La página web Urban Access Regulations In Europe reúne información sobre los diferentes tipos de Zonas de Baja Emisión.

Otras medidas para reducir la contaminación urbana

Las Zonas de Baja Emisión son una medida efectiva pero no la única necesaria. Los expertos señalan otras iniciativas que también deberían implantarse para mejorar la calidad del aire:

  • Controlar de forma estricta fábricas y centrales eléctricas.
  • Ampliar las ayudas para la compra de vehículos más limpios, así como para su uso, como un impuesto de circulación más barato. En España se puede encontrar el Plan PIVE y PIMA Aire.
  • Fomentar el uso del transporte público, la bicicleta o la movilidad a pie de manera que sea más económico y cómodo que el uso del coche privado.
  • Suavizar el flujo y la velocidad del tráfico, por ejemplo con zonas 30 o reducción de semáforos.

Lee más artículos sobre contaminación del aire. Sigue el canal de Medio Ambiente en Twitter @E_CONSUMERma y a su autor @ecienciacom

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones